Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Localización

Comunidad Autónoma:
Cataluña

Provincia/Isla:
Barcelona

Barcelona
Tipo de ruta:
Urbana

La Barcelona gótica y las Ramblas

Aquí se fundó en el siglo I a.C. la Barcino romana y desde entonces ha sido y sigue siendo el núcleo histórico, político y religioso por excelencia de la ciudad. Su verdadero corazón.

Leer más

Catedral
El recorrido comienza en las escaleras que dan acceso a este templo gótico construido en los siglos XIV y XV, si bien el frontis de la fachada no fue terminado hasta finales del XIX. En el interior destaca la capilla del Cristo de Lepanto, el coro y la cripta de Santa Eulalia, copatrona de la ciudad junto con la Virgen de la Mercé. Cerca del ábside hay un ascensor para acceder a la azotea, donde la vista es sorprendente. Si puedes, pásate un domingo al mediodía para disfrutar de las sardanes danza popular catalana) en la explanada frente a la catedral. Torres de la muralla romana
Muy bien conservadas en su parte inferior, las dos torres de la muralla romana, situadas en la plaça (o plaza) Nova, nos dan idea de la importancia de Barcino, uno de los más impresionantes recintos fortificados del occidente romano. Estas dos torres, las únicas que se conservan de las 74 que disponía la muralla, enmarcaban una de las cuatro entradas principales a la ciudadela. Casa de l’Ardiaca
Subiendo por el carrer (calle) del Bisbe, a mano izquierda y frente a la capilla dedicada a Santa Lucía, encontramos esta antigua morada del arcediano o archidiácono de la catedral, adosada a la Casa del Degà.
Esta casa data originalmente del siglo XV y ha sido objeto de numerosas reformas.Tiene un patio bellísimo con una palmera que sobresale del edificio.
Desde 1921 es la sede de l'Arxiu Municipal d'Història. Plaça de Sant Felip Neri
Por el carrer del Bisbe, la primera callejuela a mano derecha, nos acerca hasta la recóndita Plaça de Sant Felip Neri, lugar donde, en la Edad Media, se encontraba un cementerio y actualmente se halla una iglesia barroca, construida en 1752 y donde se detiene en el tiempo.
En su centro hay una fuente que contribuye a dar a esta plaza el encanto y la poesía que le hacen, por ella misma, merecedora de una visita. Claustro de la Catedral
Volviendo por el otro lado de la Placa de San Felip Neri hasta la catedral podremos adentrarnos en el claustro por la puerta de Santa Eulalia. Las capillas que lo circundan están dedicadas a los diferentes santos patrones de los antiguos gremios artesanos, lo que recuerda la influyente sociedad gremial de la Edad Media. Sin duda el claustro es un lugar mágico. Templo de Augusto
Detrás de la Catedral, en el pequeño carrer Paradís se encuentra la sede del Centre Excursionista de Catalunya, donde se conservan cuatro columnas romanas del viejo templo de Augusto, una impresionante joya arqueológica de libre acceso. Este templo presidía el foro romano de Barcelona, lugar donde se celebraban las magistraturas y el mercado. Está rodeado por un hermoso jardín, perfecto para relajarse y descansar después de una visita a la catedral. Plaça del Rei
La plaça del Rei ofrece el conjunto más noble de la ciudad medieval. Aquí se levantan las distintas dependencias del antiguo palacio real de la corona catalano-aragonesa: el espléndido saló del Tinell, la capilla real de Santa Ágata y la torre-mirador, hoy parte del museo d’Història de la Ciutat, que incluye además las ruinas romanas que se extienden por el subsuelo de la plaza. Plaça de Sant Jaume
Es el centro institucional de la ciudad, emplazada donde se levantaba el foro de la ciudad romana, y donde en la actualidad se encuentran el ayuntamiento – con su fachada lateral gótica- y el Palau (o palacio) de la Generalitat, sede del gobierno catalán, de fachada renacentista y presidido por la estatua de Sant Jordi, patrón de Catalunya.

Las Ramblas

Es la larga y serpenteante avenida peatonal que atraviesa todo el casco antiguo de la ciudad, la arteria que enlaza la céntrica Plaza de Catalunya con el mar; un microcosmos de incesante actividad todas las horas del día y de la noche.

Rambla de Canaletes
La Rambla va cambiando de nombre según los tramos, de ahí que popularmente se utilice el plural “Ramblas”. En sentido descendente en dirección al mar, nos encontramos con la Rambla de Canaletes, el tramo más cercano a la plaza de Catalunya. En un lateral se alza la fuente del mismo nombre que, según la leyenda, al visitante que bebe de sus aguas le otorgará el privilegio de volver de nuevo a Barcelona. Centre de Cultura Contemporàni
El carrer Tallers se adentra hacia el barrio del Raval, y merece la pena acercarse para ver el CCCB-Centre de Cultura Contemporània, situado en la antigua Casa de la Caridad, conocida también como Casa de la Misericordia. Aquí se organiza y produce exposiciones, festivales, conciertos, ciclos de cine, conferencias… para fomentar la creación a partir de las nuevas tecnologías y lenguajes. Un espacio abierto a colectivos de artistas, creadores y programadores independientes. MACBA-Museu d'Art Contemporani
El edificio del Museo, obra del arquitecto norteamericano Richard Meier, está ubicado en el barrio del Raval, y forma parte de un ambicioso proyecto de renovación arquitectónica de esta zona de Barcelona. Está especializado en arte del siglo XX, en sus paredes se pueden ver obras de Saura, Barceló y Tàpies, y entre los extranjeros Manzoni, Sonnier y Nauman, entre otros. Organiza exposiciones temporales de extraordinaria calidad. Academia de Ciències i Arts
En el número 115 de la Rambla, en un edificio modernista, obra del arquitecto Josep Domènech i Estapà, del año 1894, encontramos la Academia de Ciències i Arts. Su Archivo agrupa un fondo documental de casi tres siglos y su Biblioteca es una de les más importantes de España en fondos científicos de la segunda mitad del siglo XVIII. En los bajos del edificio está el teatro Poliorama, de estilo progresista, construido en 1883. Rambla dels Estudis
Esta rambla, que toma su nombre del edificio del Estudio General o Universidad, está jalonada por kioscos de venta de animales. Así, el sonido de pájaros es una de las características que sorprenden en este tramo, además de las fachadas de algunos interesantes edificios como el Palau Moja, conocido también como palacio del Marqués de Comillas, o la iglesia de Betlem (Belén). Iglesia de Betlem
En la Rambla dels Estudis, haciendo esquina con la calle del Carme, está uno de los mejores ejemplos del gótico catalán, con una única nave grande y espaciosa en su interior. Esta antigua iglesia de los jesuitas, padeció un incendio en el año 1936 que destruyó buena parte de su belleza original, pero aun así conviene hacer una visita a este templo ya que, en muchas ocasiones, en su nave hay interesantes exposiciones temporales. Palau Moja
El Palacio que edificaran el marqués de Moja y su esposa, Mª Luisa de Copons, se construyó sobre lo que una vez fueran la torre y muralla de la Portaferrisa, obra del arquitecto Josep Mas. Testigo de dos siglos de historia de Cataluña, la que fuera vivienda de Jacint Verdaguer, tras catorce años deshabitado y un gran incendio, ocurrido en 1971, lo compró la Conselleria de Cultura y en la actualidad es la sede de la Dirección General del Patrimonio Arquitectónico, Artístico y Literario de la Generalitat. Rambla de Sant Josep
Esta parte también es conocida como la rambla de les Flors (de las Flores) o de Sant Josep, por hallarse en ella el antiguo convento de San José. Fue el único lugar en Barcelona en el siglo XIX en el que se vendían flores y, en la actualidad, abundan los tradicionales kioscos de venta de flores que dan colorido especial al lugar. Palau de la Virreina
Inaugurado en 1981, es la sede del Instituto de Cultura del Ayuntamiento. En su interior hay tres salas de exposiciones, y en los bajos del edificio, una oficina de información cultural y venta de entradas para espectáculos. El edificio fue la residencia de Manuel d´Amat, virrey de Perú entre 1761 y 1776, razón por la que posee cierto sabor colonial. La Boqueria
Desde tiempos inmemoriales, los campesinos –o pagesos- se encontraban en este lugar para vender sus productos a los comerciantes –o botiguers- de la ciudad. En la actualidad es el mercado de alimentación más antiguo y el más genuino de los numerosos mercados municipales que hay esparcidos por toda la ciudad, un templo para los gastrónomos y un deleite para los sentidos. Mosaico de Joan Miró
Enfrente del Liceu y a pocos metros del pasaje del Crèdit, en el Pla de l'Ós, para descubrir otra seña de identidad de la Rambla hay que mirar al suelo: el enorme mosaico circular en azulejos de Joan Miró. Si se mira con atención, entre todas las piezas de intenso colorido, se puede descubrir la firma del artista. Casa Bruno Quadros
A finales del siglo XIX, el arquitecto Josep Vilaseca i Casanovas remodeló por completo un antiguo bloque de 1858, creando una llamativa fachada decorada con paraguas y dragones chinos. Liceu
El Gran Teatre del Liceu, creado en 1847, es un teatro de ópera que ha mantenido a lo largo de los años su función de centro cultural y artístico, y constituye uno de los símbolos de la ciudad. Tras el incendio que sufrió en 1994, se llevó a cabo su reconstrucción y el nuevo Liceu tiene una apariencia fiel al anterior pero dotado de una infraestructura técnica muy avanzada y ampliado con los solares vecinos de La Rambla. La fachada exterior es discreta y no revela la magnificencia del interior. Convent de Santa Mònica
Ya cerca del mar está el antiguo convent de Santa Mónica ahora convertido en el Centre d'Art Santa Mònica (Centro de Arte Santa Mónica), y que en la actualidad acoge interesantes exposiciones, con una oficina de información cultural de la Generalitat en la planta baja. Museu de Cera
Al fondo del pasaje de la Banca está este museo, inaugurado en 1973 en un edificio monumental de valor histórico-artístico singular, muestra 360 personajes tanto del mundo real como del de ficción evocando ambientes característicos. Monumento a Colón
Al final de la Rambla, frente al mar, se levanta el monumento a Colón. En su interior hay un ascensor que sube hasta la cúpula, desde donde se divisa una impresionante panorámica de la ciudad y el puerto.
 

Cerrar



Recorrido


Imprescindibles