Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Viaje a la Edad Media a través de los Castillos de La Mancha




Localización

Comunidad autónoma:
Castilla-La Mancha



Le proponemos un viaje a la Edad Media por las tierras del famoso caballero Don Quijote. Castilla-La Mancha, en el interior de España, es un lugar ideal para retroceder en el tiempo recorriendo sus castillos, escenario de grandes batallas en el pasado. Un paseo por una parte del patrimonio histórico-artístico que no debe perderse.

Castilla-La Mancha tiene un paisaje de grandes llanuras coronadas por importantes castillos. La mayoría fueron construidos durante la Edad Media, una época en que eran considerados la mejor forma de defensa. A lo largo de la ruta comprobará sus distintos orígenes: árabe, medieval e incluso algunos que fueron erigidos sobre fortificaciones romanas. Realizar este recorrido por Castilla-La Mancha es viajar por la historia de España.

La provincia de Toledo es el punto de partida. Pronto observará que en la mayoría de sus pueblos se alza algún castillo. En lugares como Oropesa, su fortaleza cristiana del siglo XIII se enclava en la muralla que rodea todo su casco histórico. Además de subir a la torre puede hacer noche en su interior puesto que actualmente es un Parador de Turismo. A menos de 200 kilómetros, Consuegra es otro de los destinos obligados. Desde lo alto del castillo disfrutará de un horizonte único: los campos manchegos que transcurren entre los ríos Tajo y Guadiana. Unas vistas protagonizadas por siete molinos de viento convertidos en gigantes en la novela de Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha.

El recorrido avanza hasta la provincia de Ciudad Real. Nada más pisar estas tierras se verá transportado al medievo castellano. A una hora de camino desde Consuegra se encuentra Calatrava la Nueva donde podrá contemplar uno de los máximos exponentes manchegos: el Castillo-convento de Calatrava. En él se alojaron los Reyes Católicos, Carlos I y Felipe II.

Ya en Albacete no debe perderse el Castillo gótico de Almansa. Está ubicado sobre una gran roca y donde anteriormente se elevaba uno de origen musulmán. Le llamará la atención su imponente Torre del Homenaje.

Su próxima parada le llevará hasta la provincia de Cuenca. Allí tendrá la oportunidad de vivir una experiencia diferente quedándose a dormir en un castillo. Lo puede hacer en la fortaleza de Alarcón, hoy convertida en Parador de Turismo. Comprobará que conserva el aspecto renacentista, con las almenas en punta de flecha. En plena Ruta del Quijote, a 70 kilómetros, desvíese hasta Belmonte y disfrute de su conjunto monumental. Su castillo tiene una estructura peculiar, en forma de estrella de seis puntas.

La provincia de Guadalajara, más al norte, es el fin del trayecto. En ella se concentra el mayor número de castillos de Castilla-La Mancha. Además, podrá pasear por sus pueblos amurallados, visitar más de 30 fortalezas y conocer un centenar de torreones. El Castillo de Sigüenza, ciudad declarada conjunto histórico-artístico, es uno de los más representativos. Construido sobre otro anterior de estructura árabe, es hoy un Parador de Turismo.

Estos son sólo algunos de los castillos que puede visitar durante su próximo viaje a Castilla-La Mancha. Hay muchos más. Si desea obtener información sobre ellos diríjase a cualquiera de las oficinas de turismo. Cada parada, un castillo. Cada castillo, una historia. Trace su propio recorrido y viaje hasta la Edad Media. Si le ha gustado el reportaje le invitamos a conocer: - Ruta por las ciudades y villas medievales de España





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil