Localización

Salamanca


Salamanca es una de las ciudades más conocidas de España. Y la fama es merecida. Su Plaza Mayor, sus dos Catedrales y su Universidad dejan fascinados a cualquiera. Además, el color oro que toman todos sus monumentos al caer la tarde consigue que se la llame “la ciudad dorada”. Os proponemos acercaros a Salamanca de varias maneras originales, entrando a espacios que casi siempre han estado prohibidos. Estas ideas van para los que ya conocéis Salamanca y para los que nunca habéis estado. Lo que es seguro es que la veréis de una manera diferente.



Las Torres medievales de la Catedral

Es una de las visitas más espectaculares que puedes hacer en Salamanca. Si te animas a ver la exposición llamada “Ieronimus” podrás realizar un recorrido por el interior de las Torres Medievales de la Catedral y pasear entre pináculos y gárgolas. Desde sus terrazas las vistas de la ciudad son simplemente inolvidables. De hecho, la torre de las campanas, con sus 92 metros, es la segunda torre histórica más alta de España (después de La Giralda). Durante la época de verano suelen organizar además las visitas nocturnas “Mientras la Catedral duerme”. Más información: http://ieronimus.es/  

Scala Coeli, subir a la Clerecía

No abandonamos las alturas, porque de las torres de la Catedral nos vamos a las de la Clerecía. De hecho la experiencia de Scala Coeli significa “Escalera al cielo”. El recorrido incluye el acceso a balcones desde donde se puede contemplar el interior de la Real Clerecía de San Marcos y admirar el altar mayor y su magnífico retablo barroco. Tras subir por la Escalera del Campanero, ya en las torres, la visión de Salamanca es única. Más información: http://torresdelaclerecia.com/  

Las pequeñas iglesias

Nos vamos ahora hasta el siglo XII. En esta época empezaron a llegar a Salamanca campesinos, comerciantes y gentes de armas que junto a las minorías mozárabe, judía y musulmana crearon un espacio de convivencia: la nueva ciudad. De aquel entonces quedan las pequeñas iglesias que levantaron en cada barrio para defenderse, rezar, celebrar… Hoy siguen existiendo varias como la Iglesia de San Cristóbal, que fue creada por los caballeros de la Orden del Hospital de Jerusalén en 1145; la Iglesia de San Benito, de los repobladores gallegos; la Iglesia de San Martín, cuya campana convocaba los puestos de los mercaderes, la celebración de las fiestas y las corridas de toros u otras como la Iglesia de San Juan Bautista de Barbalos o la Iglesia de Santo Tomás Cantuariense. Conocer todas estas pequeñas iglesias de piedra y el simbolismo y los misterios de su decoración es toda una delicia.  

¿Una cueva mágica?

Todas las ciudades tienen lugares especiales en los que historia y leyenda se cruzan. Esto ocurre con la antigua iglesia de San Ciprián conocida como la Cueva de Salamanca. De ella se ha dicho de todo: que fue fundada por Hércules, que desde ella salían túneles y laberintos que recorrían la ciudad, que está relacionada con los celtas, que allí se practicaba nigromancia… Sus misterios interesaron a personajes como Cervantes o Walter Scott. Si visitas la cueva de día podrás recorrer la cripta de la Iglesia de San Cebrián, el lugar donde dice la leyenda que estaba una escuela de ciencias ocultas. De noche también se organizan visitas ambientadas con luz y sonido. Y en verano, este espacio mágico acoge conciertos de música de cámara y representaciones teatrales.  

Espacios entreabiertos

Existen en Salamanca pequeños espacios íntimos, alejados del ruido y tremendamente bellos. Son lugares, algunos de ellos con siete siglos de historia, donde grupos de mujeres buscaron la comunicación con Dios. En concreto, te proponemos conocer cuatro de ellos: el Convento de Santa María de las Dueñas (no te pierdas su bonito claustro), la Casa de Santa Teresa de Jesús (Santa Teresa vivió aquí durante cuatro años y se inspiró para escribir su “vivo sin vivir en mí”), el Convento de Santa Clara (hoy en día siguen viviendo monjas de clausura) y el Convento de las Úrsulas (con un museo donde destaca el artesonado).  

Un paseo por el comercio histórico

Existe un itinerario a través del cual podrás conocer paseando los comercios históricos con más tradición de Salamanca. Esta ruta propone paradas, por ejemplo, en el Mercado Central de Abastos, en una confitería con más de 100 años de vida situada en la Plaza Mayor o en una de las boticas más antiguas de Salamanca. Te esperan mostradores de madera, suelos de baldosín, balaustradas de bronce… Es como volver a épocas pasadas. Sólo tienes que pedir información en cualquier oficina de turismo de la ciudad.  Y para completar este recorrido lo mejor es planear una visita al Museo del Comercio, en la avenida de Campoamor.

Galería urbana. Arte a pie de calle

Te proponemos ir ahora hasta el Barrio del Oeste de Salamanca, una prolongación del centro, para disfrutar de una galería de arte a pie de calle. Allí encontrarás un interesante conjunto de obras de jóvenes artistas urbanos tanto desconocidos como consolidados en varios espacios del barrio. Su punto central es la Plaza del Oeste. En esta página web encontrarás un plano donde aparecen situadas las principales obras.



¿Te ha resultado útil esta información?





¿Qué hacer en España? reserva aquí tu actividad


Ver más experiencias relacionadas

Ver más experiencias en el destino



X Cambiar a la versión móvil

X
Spain BarcelonaSevillaMadridMálagaCórdobaCoruña, AValencia-ValènciaCádizGranadaCantabriaCáceresMurciaPontevedraLleidaAlicante-AlacantRioja, LaCastellón-CastellóGipuzkoaAsturiasLugoBizkaiaGironaHuescaToledoBurgosJaénTarragonaAraba-ÁlavaAlmeríaÁvilaLeónHuelvaSegoviaZaragozaTeruelSalamancaCiudad RealValladolidBadajozNavarraCuencaZamoraPalenciaOurenseAlbaceteGuadalajaraSoriaCanariasBaleares
X
Baleares MallorcaIbizaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaGran CanariaTenerifeFuerteventuraLa GomeraEl Hierro