Monumento a Quijote y Sancho en la casa natal de Cervantes. Alcalá de Henares, Madrid. © Grupo Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España.

Ruta de Don Quijote: siguiendo las huellas de la mejor novela de la historia

No exageramos si te aseguramos que Don Quijote de la Mancha es uno de los libros más famosos de toda la historia de la literatura. La obra que narra las aventuras y sobre todo desventuras del que quiso ser caballero andante por las tierras de La Mancha fue escrita por Miguel de Cervantes en el siglo XVII y se dice de ella que es la más traducida después de la Biblia. Aquella época es conocida como el Siglo de Oro en la literatura española y, 400 años después, te proponemos seguir los pasos del “Caballero de la Triste Figura” que confundió la realidad con la ficción.

Prepárate, porque te tocará luchar contra molinos de viento que en realidad son gigantes, perseguir el amor de Dulcinea y degustar platos como los “duelos y quebrantos”. Porque esto no es sólo una ruta literaria, sino también un trayecto por algunos de los paisajes más mágicos de España. El recorrido que te proponemos es conveniente hacerlo en coche, pasa por 13 pueblos y ciudades del interior y dura alrededor de 7 días. Pero ésta es tu historia. Tú eliges los personajes y la duración. ¿El argumento? Quizá, el mejor libro de todos los tiempos.

  • 1 Día 1: Alcalá de Henares
  • 2 Día 2: Madrid
  • 3 Día 3: Esquivias – Toledo
  • 4 Día 4: Consuegra – Alcázar de San Juan
  • 5 Día 5: Campo de Criptana – El Toboso
  • 6 Día 6: Argamasilla de Alba – Ossa de Montiel – Villanueva de los Infantes
  • 7 Día 7: Ciudad Real – Almagro

Día 1: Alcalá de Henares

No podíamos empezar la ruta por otro sitio que no fuera Alcalá de Henares. ¿Por qué? Porque esta localidad de la Comunidad de Madrid es Patrimonio de la Humanidad y el lugar de nacimiento de Miguel de Cervantes, es decir, donde todo empezó. Puedes comenzar tu visita en la Calle Mayor (y conocer el curioso Corral de Comedias) para seguir por la bonita Plaza de Cervantes y desde aquí ir hasta su famosa Universidad.

Después llega el plato fuerte de este día: la visita a la Casa Museo de Cervantes. Hay estudios que aseguran que en esta finca nació y vivió su infancia el escritor. Te parecerá hacer un viaje a los siglos XVI y XVII cuando veas una casa típica de la época, con su cocina, comedor, el estrado de las damas y hasta el despacho de un cirujano (era la profesión del padre de Cervantes). Además, quizá puedas disfrutar de alguno de los talleres o espectáculos que organiza este centro. Por cierto, las dos figuras de la entrada son los protagonistas de nuestra historia: Don Quijote y su escudero Sancho Panza. ¿Te harás un selfie con ellos? Tras esta visita tan especial puedes conocer otros monumentos de Alcalá como su Catedral y ganar fuerzas yéndote a comer de tapas. Ésta última idea siempre tiene éxito. Muy normal, porque sólo en el centro histórico hay más de 25 locales de tapeo donde por pedir una consumición te pondrán (incluido en el precio) algo de comer rico y típico. Después puedes hacer noche en Alcalá o desplazarte a la ciudad de Madrid, a unos 30 kilómetros.

Día 2: Madrid

Si has elegido Madrid para pasar la noche, puedes aprovechar para conocer la ciudad desde primera hora de la mañana. Aquí entran en juego tus preferencias y el tiempo del que dispongas, ya que Madrid es la ciudad más grande de España (la capital) y tranquilamente podrías dedicar toda una semana a descubrirla.

Pero si no tienes tanto tiempo y debes elegir un lugar emblemático asociado a Cervantes en Madrid, existe uno: la Iglesia y convento de las Trinitarias descalzas (Calle Lope de Vega, 18). Hay evidencias de que éste podría ser el sitio donde están enterrados Cervantes y su esposa, por lo que puedes conocer el monumento funerario creado en su honor y leer una placa que recoge un fragmento de una obra del autor: «El tiempo es breve/ las ansias crecen/ las esperanzas menguan/ y, con todo esto/ llevo la vida sobre el deseo/ que tengo de vivir». Hay más lugares asociados a Cervantes en Madrid como la taberna Casa Alberto (allí Miguel de Cervantes escribió Los trabajos de Persiles y Sigismunda y la segunda parte del Quijote), la Imprenta Juan de la Cuesta (donde se imprimió en 1605 la primera edición del Quijote), la Biblioteca Nacional (conserva un ejemplar de la primera edición del Quijote) o la Plaza de España (con estatuas dedicadas al escritor y sus personajes). La oficina de turismo del Ayuntamiento (en la Plaza Mayor) organiza visitas guiadas.

Día 3: Esquivias – Toledo

Avanzamos algo más de 40 kilómetros hasta Esquivias (estamos ya en la provincia de Toledo), donde podemos hacer una breve parada. Merece la pena, porque fue aquí donde nació la esposa de Cervantes, donde se casaron en 1584 y donde vivieron durante un tiempo en la conocida como “Casa de Cervantes”. Hoy en día es un museo que puedes visitar.

A sólo media hora en coche encontrarás Toledo, una impresionante Ciudad Patrimonio de la Humanidad conocida como la de “las tres culturas” porque entre sus monumentos puedes encontrar su impresionante Catedral, mezquitas como la del Cristo de la Luz o sinagogas como la del Tránsito (que además alberga el interesante Museo Sefardí). No puede faltarte esta ciudad en tu recorrido. Para obtener una vista inigualable, acércate hasta el Mirador del Valle.

Día 4: Consuegra – Alcázar de San Juan

A unos 60 kilómetros de Toledo aparece la siguiente parada: Consuegra. Y aparece con sorpresa: según estés llegando, en el horizonte contemplarás sus famosos molinos de viento. ¿O son gigantes contra los que luchar como pensaba don Quijote en su locura? Tendrás que acercarte para comprobarlo.

Te aseguramos que te encantará subir hasta el cerro, divisar los colores, el paisaje infinito de la llanura y ver estos molinos que están entre los mejor conservados de toda España. Todos tienen apodos relacionados con El Quijote aunque destaca el conocido como “Sancho”, porque posee toda la maquinaria del siglo XVI. Si quieres verlos por dentro, el molino “Bolero” siempre está abierto a visitas.En Consuegra, puedes aprovechar para comer alguno de los platos típicos manchegos: gachas, migas o duelos y quebrantos. A unos 30 minutos en coche está Alcázar de San Juan, que ha hecho a Cervantes hijo predilecto y donde la propia localidad reivindica que fue bautizado Cervantes (en la parroquia de Santa María la Mayor). Te encantarán sus molinos de viento (no te pierdas el atardecer desde aquí) y sus calles llenas de historia en las que te puedes imaginar cómo era la vida de los antiguos hidalgos. De hecho, también puedes visitar el Museo Casa del Hidalgo y el Centro de Interpretación Cervantino.  

Día 5: Campo de Criptana – El Toboso

En nuestro quinto día de recorrido nos dirigimos a Campo de Criptana (a menos de 10 kilómetros), también “tierra de Gigantes”, porque allí te esperan sus famosos molinos de viento, que al parecer fueron los que realmente inspiraron a Cervantes para las aventuras de don Quijote. Realizan visitas guiadas durante todo el año. Coge fuerzas a la hora de comer, porque ahora vamos en busca del amor y ésa nunca es una tarea fácil. “Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad”. Éstas son algunas de las palabras que don Quijote dedica a su eterna enamorada, al mito que creó: Dulcinea del Toboso.  

El Toboso existe (está a unos 20 minutos en coche de Campo de Criptana) y de hecho puedes visitar la Casa Museo de Dulcinea, que recrea un caserón manchego del siglo XVI y cuenta con 200 ediciones de la obra firmadas por personajes del mundo de la política y la cultura. Dice la tradición que ésta fue la casa de Ana Martínez Zarco de Morales (“dulce Ana”), en la que se inspiró Cervantes para el personaje de Dulcinea. Además, en la Plaza Mayor, encontrarás el monumento que El Toboso dedicó a Dulcinea y su enamorado.  

Día 6: Argamasilla de Alba – Ossa de Montiel – Villanueva de los Infantes

Avanzamos unos 50 kilómetros hasta Argamasilla de Alba, donde no nos puede faltar una visita a su Casa de Medrano. La razón: aquí se conserva la Cueva de Medrano, donde Cervantes estuvo prisionero y según la leyenda empezó a escribir las aventuras del Ingenioso Hidalgo. ¿Te imaginas la sensación de estar, quizá, en el emblemático “Lugar de la Mancha” de cuyo nombre no quería acordarse el narrador del Quijote? Hay muchos que dicen, sin embargo, que ese lugar en Villanueva de los Infantes.

Continuamos nuestro camino (otros 50 kilómetros) hasta Ossa de Montiel, porque en su entorno se localizan dos pasajes de especial importancia en las aventuras de Don Quijote: la mágica cueva de Montesinos (donde descendió a través del tiempo) y las ruinas del Castillo de Rochafrida. Ten en cuenta que para visitar la cueva es necesario concertar cita con alguna de las empresas autorizadas, así que infórmate antes en una oficina de turismo. Podemos aprovechar este mismo día para acercarnos hasta Villanueva de los Infantes (donde está la casa de don Diego de Miranda, quien según la tradición fue el Caballero del Verde Gabán cuyas hazañas tantas veces mencionaba don Quijote) o al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, uno de los humedales más bonitos de toda España, y acabar durmiendo en Ciudad Real.

Día 7: Ciudad Real – Almagro

El viaje va llegando a su fin. Puedes aprovechar la mañana para conocer Ciudad Real y alguno de sus monumentos como la Puerta de Toledo o la Catedral de Santa María del Prado.

En un recorrido como éste no podía faltar la visita Museo del Quijote de la ciudad, donde es muy curioso ver cómo reproducciones de los personajes de la obra “hablan” entre sí. Por la tarde puedes poner rumbo a Almagro (a sólo media hora en coche) que es una de las localidades con más encanto de España. Sólo su Plaza Mayor es una auténtica maravilla. En esta misma plaza te recomendamos visitar el Corral de Comedias del siglo XVII (si puedes con una visita teatralizada). Y si tienes pensado quedarte algún día más, te gustará conocer el Museo Nacional del Teatro. Acaba aquí nuestra particular propuesta de ruta para conocer un poquito mejor la figura de don Quijote y la del hombre que le dio vida. Seguro que ha merecido la pena porque “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho".  

Consejos y curiosidades



  • Existe un tren turístico llamado Tren de Cervantes que realiza la ruta entre Madrid y Alcalá de Henares. Es muy divertido sobre todo si viajas en familia, porque el trayecto lo amenizan actores que además reparten dulces típicos.
  • Hay varias fechas relacionadas con Cervantes en las que se celebran actividades. Por ejemplo, alrededor del 9 de octubre tiene lugar la Semana Cervantina en Alcalá de Henares y el 23 de abril se festeja el Día Internacional del Libro en toda España.
  • Además de los lugares propuestos, puedes completar tu ruta con otros planes igual de interesantes. Por ejemplo, con el precioso Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (cerca de Ciudad Real) o con el fascinante Parque Arqueológico de Carranque (no muy lejos de Esquivias).
  • Te recomendamos visitar a lo largo de esta ruta alguna bodega y alguna quesería. Puedes comprarte un Queso Manchego, con fama mundial. La verdad es que está riquísimo. ¿Otro producto estrella de la zona? El azafrán.
  • Si lo que estás buscando es un recuerdo que llevar a los amigos (y de paso darles envidia con lo bien que lo pasaste), te gustará saber que lo típico de estos lares es la cerámica. Aunque también puedes llevarte de Toledo espadas de todo tipo (incluso reproducciones de El Señor de los Anillos).
  • Existen más zonas en España con museos dedicados a Cervantes como la Casa de Cervantes de Valladolid y rutas más extensas por toda la zona de La Mancha.  
  • El escritor Pedro Salinas propuso nombrar a Alonso Quijano (Don Quijote) “santo patrono de los lectores”.
  • En 2002 un grupo de 100 escritores de 54 países eligieron esta obra como la mejor obra de ficción de la historia de la humanidad.
  • Se dice que el ex primer ministro israelí, David Ben-Gurión, aprendió español para poder leer este libro en su idioma original.

Cómo llegar y moverse


Aunque todas las ciudades del recorrido están conectadas a través de servicios de autobús o de tren, esta ruta es perfecta para hacerla en coche o incluso en autocaravana. Si vienes con tu propio vehículo, ya tienes el medio de transporte solucionado. Pero si viajas desde un sitio más lejano, lo ideal es que vueles hasta el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y valores la opción de alquilar un coche en cualquiera de las oficinas que allí encontrarás. Aquí van una serie de recomendaciones a la hora de conducir en España.


¿Te ha resultado útil esta información?



¿Qué hacer en España? reserva aquí tu actividad

Ver todas las actividades


X Cambiar a la versión móvil

X
Spain BarcelonaSevillaMadridCórdobaMálagaValencia-ValènciaCoruña, ACádizGranadaCáceresCantabriaAlicante-AlacantMurciaLleidaCastellón-CastellóPontevedraGipuzkoaAsturiasRioja, LaHuescaBizkaiaGironaToledoLugoAraba-ÁlavaJaénBurgosAlmeríaTarragonaHuelvaLeónSegoviaZaragozaTeruelÁvilaSalamancaCiudad RealValladolidBadajozCuencaNavarraZamoraPalenciaOurenseSoriaAlbaceteGuadalajaraCanariasBaleares
X
Baleares MallorcaIbizaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaGran CanariaTenerifeFuerteventuraLa GomeraEl Hierro