Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies





En verano los lagos, embalses y pantanos españoles se transforman en una costa alternativa: la que está lejos del océano y le ofrece un entorno muy distinto, verde y entre montañas. Son otras “playas” donde poder tomar el sol, practicar deportes acuáticos o pasear en barco, disfrutando además de paisajes sensacionales.

Llegan las vacaciones y surge la cuestión: ¿playa o montaña? ¿Y por qué no las dos cosas? En el interior de España es posible. Aquí hallará espacios naturales de belleza fascinante, perfectos para realizar multitud de actividades al aire libre –desde senderismo hasta escalada-. En ellos también podrá disfrutar del verano como si estuviera al borde del mar. Son sitios en los que existen lagos, embalses y pantanos, que cuentan con instalaciones y servicios de recreo para facilitar tanto la práctica de deportes náuticos como darse un baño tranquilo en la orilla.

En España, descubrirá que no sólo se puede hacer vela, windsurf o esquí acuático en el litoral. Regiones como Castilla y León, Madrid, Navarra, Aragón o Extremadura le ofrecen grandes reservas de agua con embarcaderos, clubes de regatas y empresas de ocio que le permitirán divertirse y refrescarse igual que en la playa, pero rodeado de un entorno muy diferente. En vez de salitre notará el aire fresco de la sierra; en lugar de palmeras y acantilados, verá bosques y laderas montañosas. En muchos de estos lagos y embalses podrá alquilar el material que necesite, e incluso podrá apuntarse a cursos de iniciación y perfeccionamiento. Las oficinas de turismo de las poblaciones cercanas le orientarán sobre qué actividades se pueden realizar, empresas y asociaciones especializadas, formas de acceso, excursiones organizadas…

Los “mares” del interior

Entre los montes de la sierra de Guadarrama (aproximadamente, a una hora en coche desde la ciudad de Madrid) encontrará varios embalses como El Atazar, Valmayor o el pantano de San Juan, para practicar desde vela y esquí náutico hasta disciplinas más novedosas como el wakeboard. Por tierras de Castilla y León las posibilidades de pasar buenos ratos en el agua también son abundantes. Algunos ejemplos son el Lago de Sanabria (Zamora), donde todos los veranos se disputan regatas internacionales de piragüismo; el pantano del Burguillo (Ávila) cuyos alrededores puede conocer cómodamente a bordo de un barco; las playas fluviales del embalse Cuerda del Pozo (Soria); el pantano de Aguilar (Palencia) o la parte sur del embalse del Ebro (Burgos), en donde puede pasear tranquilamente en canoa o hacer acrobacias de kitesurf, entre otras opciones.

Además, hay que mencionar Extremadura, ya que destaca por ser la región de España con más kilómetros de costa de agua dulce: los embalses de Cíjara, Orellana, la Serena o García de Sola tienen amplias zonas habilitadas para el baño y el recreo náutico. Sin olvidar otros lugares del norte de España como el embalse González Lacasa de La Rioja, o los pantanos de Yesa y Alloz, en Navarra, que debido a los frecuentes vientos resultan ideales para los aficionados al windsurf y los deportes de vela. Tampoco le faltarán propuestas en Aragón, donde podrá desarrollar toda clase de actividades en los embalses de Mequinenza, Barasona, El Grado o Mediano.

Los que mencionamos son algunos de los grandes espacios que le permitirán disfrutar del agua lejos del mar en España. Es una oferta diferente para estas vacaciones, ¿se queda con ella?





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil