Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
Baleares

Provincia/Isla:
Mallorca

Mallorca


Palma, capital de las islas Baleares, es una ciudad luminosa y que siempre sorprende. De ambiente marinero, posee un enorme patrimonio cultural y como muestra, los patios de las casas señoriales que abundan en su casco histórico. Son grandes espacios arquitectónicos que reflejan la identidad de Palma. Te proponemos conocerlos a través de una ruta.

Mallorca es un destino privilegiado con cerca de 550 kilómetros de costa donde encontrarás algunas de las playas y calas más hermosas del Mediterráneo. Es un lugar que te llamará la atención por su patrimonio artístico con monumentos como el Castillo de Bellver o la Catedral de Palma. Hoy te sugerimos descubrir otro encanto, quizás menos conocido: los Patios de su capital, que han hecho que muchos identifiquen Palma como la ciudad de los patios. Puedes conocerlos en un paseo por el casco histórico de Palma o con la ruta que se organiza con motivo del Corpus Christi.

Más de 40 patios

La belleza y singularidad de los Patios de Palma cautivó en su día a Julio Verne, quien en “Clovis Dardentor” los transformó en escenario de las aventuras de sus protagonistas. En total, son más de 40 patios los que se distribuyen por el centro de Palma. Muchos son sedes de instituciones públicas como el Museo de Arte Español Contemporáneo, el Palau March, el Tribunal Superior de Justicia, el Hospital de San Pere i San Bernat. Otros, como el Can Oleza o Can Sureda, son privados y salvo durante el Corpus Christi, sólo se puede observar desde su verja. En todos descubrirás un rico patrimonio arquitectónico, fiel reflejo de la historia de Palma. Además, en ocasiones, son escenarios de conciertos de música clásica.

Los patios de Palma tienen su origen en la época romana pero tuvieron más importancia a partir del siglo XIII. Al principio eran de apariencia austera y estilo gótico pero la prosperidad económica en los siglos XVII y XVIII les aportó una decoración mucho más lujosa y refinada según los estilos renacentistas y barroco.

Ruta especial durante el Corpus Christi

Durante la celebración del Corpus Christi, fiesta religiosa que tiene lugar entre mayo y junio, se organiza una ruta guiada que une los más de 40 patios de Palma en un recorrido a pie de apenas dos horas de duración, por el centro de la ciudad.

Otra opción es visitarlos sin guía. A continuación, te señalamos algunos de los patios que no debes perderse en tu recorrido: el Can Berga, sede del Tribunal Superior de Justicia, es el mayor de los patios de Palma y en él destaca la escalera imperial que une sus tres plantas. El patio del Palacio Oleza, de los edificios más bellos de Palma, y el Can Vivot, con sus columnas de mármol rojizo, son representativos del estilo barroco. Can Pásquela, por su parte, refleja con su escalera novecentista, sus ventanas neogóticas o sus columnas barrocas la mezcla de estilos. El Ca la Gran Cristina, sede del Museo de Mallorca ; el Can Marquès, de clara influencia modernista; el Can Lladó, de origen medieval; el Marquès del Palmer, con una monumental fachada renacentista; o el Can Catlar del Llorer y el Can Alemany, referentes del origen gótico de los patios, son espacios recomendados en tu ruta.

Para organizar tu visita, contacta con las oficinas de turismo de Palma. Allí te facilitarán toda la información sobre los patios más importantes y la mejor ruta a seguir. En apenas unas horas, te sentirás cautivado por el encanto de los patios.




Imprescindibles