En el centro de Madrid se encuentra Malasaña, la parte más joven y creativa de la ciudad, donde la tradición y la vanguardia conviven en perfecta armonía. Gastronomía, compras, arte, cultura y vida nocturna: el entretenimiento en Malasaña está garantizado.

Más allá de las rutas turísticas típicas de la ciudad, Malasaña es una de las zonas que cambian más rápidamente de la ciudad. Con más de 200 años de antigüedad, el barrio toma su nombre de una costurera asesinada durante la ocupación francesa y el levantamiento del 2 de mayo de 1808. En los 80 se convirtió en el epicentro de la famosa movida madrileña y no ha dejado de evolucionar desde entonces, tanto que cada vez que se va allí se encuentra algo nuevo. Actualmente se considera el distrito alternativo, con su propio estilo de vida y atmósfera única. Los bares y tiendas normales tradicionales de diario se encuentran unos junto a los otros en perfecta armonía con las últimas tendencias, lugares de moda y una variedad sin fin de ofertas culturales alternativas.  La mejor forma para conocer Malasaña es deambular por sus calles y callejones, que se extienden desde su arteria principal, la calle Fuencarral, en la que se encuentran las marcas más conocidas. Si buscas algo un poco distinto o único hay tiendas de moda de diseñadores independientes y vintage en las calles Espíritu Santo y Conde Duque. Dos de las más originales se encuentran en la Plaza del 2 de Mayo, el epicentro del barrio, lleno de terrazas de azotea, como Sin con ni son y Taller de FEEAS, junto al centro cultural Conde Duque. Esta zona también tiene dos paradas obligadas para los amantes de la comida: una panadería llamada Panic, que vende el mejor pan de la ciudad y La Quesería de Conde Duque, una fascinante tienda de quesos en la que los productores de quesos artesanos venden sus productos directamente al público. Para recuperar fuerzas y disfrutar de un buen café y una porción de tarta casera, los mejores sitios son Toma Café en la Calle de la Palma y Federal en la Plaza de las Comendadoras. Si hace buen tiempo, vale la pena hacer una parada en el idílico Café del Jardín, un salón de té dentro del Museo del Romanticismo, un palacio del siglo XVIII convertido en uno de los museos con más encanto de Madrid. El clásico Café de Ruiz, desde el cambio de siglo, es también el lugar perfecto para una cita o un cotilleo. Malasaña también cuenta con restaurantes saludables. Desde Bodegas La Ardosa, una de las tabernas más antiguas de Madrid y donde se puede probar un delicioso vermú de grifo y uno de los mejores pinchos de tortilla española de la ciudad, a la Tasquita de Enfrente de Juanjo López, que se abrió hace 50 años como bar tradicional y ahora se ha convertido de uno de los restaurantes a los que hay que ir, cuyos productos y técnicas de la mayor calidad conservan la esencia de la cocina española con un toque de innovación. Para vinos y tapas, Bar Amor y Taberna MUY son dos apuestas seguras. El abierto recientemente La Pescadería, con un espacio dividido en varias salas, es perfecto para una cena informal en pareja o en grupo. Por la noche, Malasaña brilla en todo su esplendor y sus calles laterales se llenan de gente y en los bares se puede beber un buen cóctel, escuchar música en directo o bailar hasta el amanecer. Las calles más bulliciosas son Corredera Alta, Corredera Baja, Palma y Pez. Uno de los lugares más de moda se encuentra allí, The Passenger decorado como un viejo vagón de tren. También en esas calles están Adam & Van Eekelen y 1892, expertos en gin-tonic. Kikekeller, una tienda de muebles de diseño con un bar de cócteles escondido en la trastienda se encuentra en Corredera Baja. Y para escuchar música en directo o bailar hasta la madrugada Café de La Palma y dos clásicos de Malasaña, Barco y La Vía Láctea. Respecto a la oferta cultural y de ocio, nuevos tipos de lugares triunfan, como Microteatro por Dinero, un antiguo burdel transformado en teatro en el que se representan obras de 10 minutos cada noche en pequeñas habitaciones para un máximo de 15 espectadores por un precio de 4 euros. Muy cerca se encuentra el Teatro Lara, uno de los más antiguos de Madrid, que siempre tiene un programa interesante y a buen precio. En la zona de Conde Duque se encuentra el Museo ABC de Dibujo e Ilustración, las galerías de arte Blanca Berlín y Mozart y el Centro Cultural Conde Duque, donde se puede disfrutar de conciertos y exposiciones. Para relajarse después de un día inolvidable en Malasaña el Hotel Boutique 7 Islas se encuentra justo en el centro del barrio, pero lejos del ruido y ofrece habitaciones bien conservadas a buen precio. En resumen, Malasaña es un pequeño rincón de inspiración, diversión y placer. No te lo pierdas en tu próxima visita a Madrid. PILAR MENDOZA MARÍA VERDE Para obtener más información consulte la revista española




¿Te ha resultado útil esta información?





X Cambiar a la versión móvil

X
Spain SevillaMadridMálagaCórdobaCoruña, ABarcelonaHuescaGranadaCádizCastellón-CastellóValencia-ValènciaLleidaMurciaCáceresRioja, LaAsturiasPontevedraAlicante-AlacantCantabriaBizkaiaLugoGipuzkoaBurgosJaénAlmeríaToledoTarragonaAraba-ÁlavaTeruelÁvilaHuelvaLeónCiudad RealGironaZaragozaZamoraBadajozSalamancaSegoviaNavarraCuencaValladolidPalenciaSoriaOurenseAlbaceteGuadalajaraCanariasBaleares
X
Baleares IbizaMallorcaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaTenerifeGran CanariaFuerteventuraGomeraEl Hierro