Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Las Lagunas de Ruidera, un oasis en La Mancha




Localización

Comunidad autónoma:
Castilla-La Mancha

Provincia/Isla:
Ciudad Real

Ciudad Real


Una explosión de naturaleza en estado puro, de cascadas y saltos de agua, las Lagunas de Ruidera, declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO, surgen a los ojos del visitante como un oasis de agua y vegetación en medio de las sedientas llanuras de La Mancha. Humedales con una flora y fauna excepcional, sus amaneceres y puestas de sol son inolvidables para quién se aventura a conocer este espacio único.

Las Lagunas de Ruidera son un conjunto natural de 16 pequeños lagos escalonados, algunos de ellos unidos entre sí, que convierten a esta zona árida y de tonos ocres en un auténtico vergel que, además de su belleza natural, ofrece amplias posibilidades de ocio y deportivas.

Excursiones, pesca, golf, piragüismo, vela o submarinismo son algunas de las actividades a las que el turista puede entregarse en este Parque Natural protegido, de casi 4.000 hectáreas, situado entre las provincias de Ciudad Real y Albacete, y que ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Y, es que, las Lagunas son también zona de descanso para aves migratorias como el porrón europeo, el pato colorado, la focha común, el ánade azulón, el somormujo lavanco y las garzas reales, entre otras. Especies que conviven con una rica fauna autóctona en la que abundan las aves como la perdiz, el rabilargo, la paloma torcaz y el abejaruco; además de zorros, conejos, jinetas y murciélagos.

Sus aguas aparecen, igualmente, pobladas de carpas, barbos, lucios y ánades que viven entre juncos, eneas y carrizales; rodeados por encinas, enebros, sabinas y tomillos entre las más de 800 especies vegetales que se han conservado en este entorno.

El origen de las Lagunas está en una serie de filtraciones de agua, manantiales y fuentes que convergen todas en una zona entre las localidades de Ossa de Montiel y Ruidera. Así, se forman una serie de pequeños lagos, de aguas claras, y no demasiada profundidad. Aquí es donde nace el río Guadiana, uno de los más importantes de los que fluyen por tierras españolas y cuyo caudal desaparece a lo largo de 15 kilómetros para volver a aparecer entre las localidades de Villarrubia de los Ojos y Daimiel.

Pero las Lagunas no son sólo paisaje y naturaleza. A las excursiones y deportes náuticos ya señalados, se añaden senderismo, caza, pesca, rutas a caballo o en bicicleta, y paseos en todo-terreno. Los espíritus más aventureros pueden practicar el parapente o la espeleología en las numerosas cuevas y grutas que hay en el entorno. Y, por supuesto, el golf, en un campo con nueve hoyos, instalado en la vecina localidad de Tomelloso, a sólo quince minutos de las Lagunas, que incluye una pista de karts.

En la ruta del Quijote

El encanto de las Lagunas de Ruidera cautivó, incluso, al mismo Miguel de Cervantes, el padre literario de Don Quijote de la Mancha, quien situó en el Campo de Montiel, donde se encuentra la mayoría del Parque Natural, una parte de las aventuras de esta obra cumbre de la literatura universal.

Muy próximo a este lugar se halla Campo de Criptana, localidad donde pueden contemplarse los molinos de viento que don Quijote confundía con gigantes, y que aún hoy permanecen plenamente integrados en el paisaje de esta tierra hospitalaria, cuna también de una gastronomía popular inconfundible.

En cuanto a la gastronomía, la lista de platos es amplia y variada: gachas, migas, pistos, sopas de ajo, potajes de legumbres, gazpachos, caza, calderetas, asados, “duelos y quebrantos”… menús, en su mayoría, plasmados en la inmortal obra de Cervantes. Sin olvidar el queso manchego, de fama internacional, elaborado con leche de oveja, y sus vinos con Denominación de Origen.





Imprescindibles


X Cambiar a la versión móvil