Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies



Barcelona


La Sagrada Familia, símbolo universal de Barcelona




Localización

Comunidad autónoma:
Cataluña

Provincia/Isla:
Barcelona

Barcelona


Conozca una joya arquitectónica inigualable, una creación única que se ha convertido en el símbolo más universal de Barcelona. Adéntrese en la Sagrada Familia, obra cumbre del genial Antoni Gaudí, un templo monumental de formas, torres, curvas y esculturas complejas e irrepetibles.

Vertical, alta, estilizada y desafiando a las alturas. Así emerge hacia el cielo la Sagrada Familia, el edificio más visitado de Barcelona, símbolo de la capital catalana y obra cumbre del arquitecto modernista Antoni Gaudí.

Para admirar la Sagrada Familia en toda su dimensión y apreciar de cerca sus detalles, lo mejor es subir, bien en ascensor o a través de una larga escalera de caracol, hasta lo más alto, a cien metros sobre el suelo. Sólo así podrá percibir que la concepción creadora de Antoni Gaudí alcanza en este templo su punto culminante. El arquitecto no deja nada a la improvisación, y en un ejercicio de genialidad, conforma un edificio gigantesco en el que sus miles de elementos quedan perfectamente integrados.

La Sagrada Familia es una obra grandiosa, compleja desde el punto de vista arquitectónico, y llena de simbología religiosa. A ella dedicó el gran genio más de 40 años y, tras su muerte, en 1926, el proyecto siguió adelante según los planos y dibujos originales.

Materiales de piedra, ladrillo, baldosas y vidrio convergen en formas arquitectónicas imposibles y elementos de gran dificultad técnica en los que las esculturas religiosas, las vidrieras inmensas y los múltiples adornos juegan un papel primordial. De entre todos ellos sobresalen las impresionantes torres de más de 100 metros de altura, que obligan a alzar la vista y contemplar así la inmensidad de un templo que cuando esté finalizado, contará con 18 atalayas, la más alta de las cuales alcanzará los 170 metros de altura.

No se puede, además, dejar de admirar las fachadas del Nacimiento y La Pasión, conocer el Portal del Rosario o pasear por el interior de las naves y claustros, donde se alberga un Museo con maquetas, dibujos originales, piezas, bocetos y mobiliario que ayudan a comprender la creación y complejidad de un proyecto único, y que se ha convertido en símbolo mundial de Barcelona.

La huella de Gaudí

Antoni Gaudí fue un creador que revolucionó los cánones de la arquitectura y que se convirtió en el máximo exponente del modernismo catalán y español. Barcelona alberga numerosas joyas del arquitecto, edificios que enamoran y cautivan a todo aquel que se acerca hasta ellos. Así, pasear por los senderos y contemplar la ciudad desde los miradores del Park Güell, dejarse seducir por la fachada ondulante y expresionista de La Pedrera (Casa Milà), o sumergirse en las abstracciones y decoraciones profusas de la Casa Batllóo el Palau Güell, se convierte en una experiencia irrepetible, que cada año atrae a millones de visitantes. Ésta es, en cualquier caso, sólo una muestra de los tesoros arquitectónicos de Gaudí que puede descubrir en Barcelona, una ciudad cosmopolita, abierta, moderna y hospitalaria que se ha convertido en uno de los primeros destinos turísticos del mundo.




Imprescindibles