Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




La gastronomía: el plato fuerte del Camino de Santiago



Si convertirte en peregrino para hacer el Camino de Santiago te parece estimulante, cuando sepas la sabrosa gastronomía que te espera no dudarás en hacer este viaje. Descubre qué son los “pintxos”, cómo se escancia la sidra, prueba un Rioja y prepara tu paladar para platos típicos como el lechazo asado. Porque cada región tiene los suyos. Y todos deliciosos. De hecho, toda la zona norte de España es famosa por sus buenos y abundantes productos de mar y de tierra. Este es el “itinerario a la carta” que te proponemos en las ocho zonas que forman parte del Camino:

Si has optado por realizar el conocido como “Camino Francés” (por el interior), tus pasos te llevarán por las siguientes regiones:

Aragón

Cuando vayas a cualquiera de los restaurantes de Aragón puedes pedir varios platos muy recomendables y característicos. ¿Algunos de los más conocidos? El ternasco y el jamón de Teruel si te apetece carne o la borraja si prefieres verdura. Y como postre, nada mejor que el melocotón de Calanda. Si aun así no te quedas satisfecho, recuerda que Aragón es también conocida por la cantidad y la calidad de sus setas y trufas.

Navarra

El festín de alimentos de calidad continúa en esta región con algunos tan populares como los espárragos de Navarra, el pimiento de piquillo de Lodosa, el queso de Idiazábal y el de Roncal o la alcachofa de Tudela. ¿Sabes qué costumbre es muy popular en esta región? Tomarse una copita del licor denominado Pacharán Navarro después de comer. Además, puedes acudir a cualquiera de sus eventos culinarios como las fiestas de la vendimia o la Semana de la Cazuelica y el Vino.

La Rioja

¿Quién no conoce los vinos de La Rioja? Cuando llegues a esta zona estarás en la tierra del buen vino por excelencia, ya que sus caldos y sus extensos viñedos son famosos a nivel internacional. Para comprobarlo, puedes acercarte a la calle Laurel de Logroño (la capital), ir a las múltiples bodegas de la zona donde te ofrecerán un menú degustación, apuntarte a un curso de cata, a un viaje en el Vinobús… Otras recomendaciones culinarias en La Rioja son las verduras (especialmente famosas las de Calahorra) y recetas como las patatas a la riojana y las chuletillas al sarmiento.

Castilla y León

Son tres las regiones de Castilla y León por las que pasa el Camino de Santiago y que suponen un auténtico paraíso sobre todo para los amantes de la carne. En primer lugar, Burgos, donde resulta obligado pedir su famoso lechazo asado o su morcilla acompañados por el prestigioso vino de Ribera del Duero. En segundo lugar, pasarás por Palencia, donde puedes probar con los cangrejos de río o las codornices. Por último, no te vayas de León sin solicitar a tu camarero que te sirva el cocido maragato y el botillo.

Si prefieres realizar el “Camino del Norte” (por la costa) te esperan las siguientes zonas:

País Vasco

Prepárate para saborear una de las mejores gastronomías del mundo. Si vas al País Vasco tienes que degustar sus famosos “pintxos”: delicias de alta cocina en miniatura que verás expuestas en multitud de bares. La lista de variedades es muy amplia y cada año se celebran concursos en los que se premian los mejores. Además, hallarás diversos restaurantes de algunos de los grandes chefs de la nueva cocina española. ¿Qué platos puedes pedir? Te sugerimos bacalao a la vizcaína, marmitako, txangurro… Y para catar deliciosos vinos, prueba en la zona de la Rioja Alavesa.

Cantabria

Como buen destino de costa, es imprescindible sentarse en la mesa y consumir productos típicos del mar: percebes, centollos, nécoras, almejas, bogavantes, lubinas, cabrachos, bocartes… Y por supuesto, las sardinas, que son un plato muy popular, asadas y servidas en una sencilla mesa de madera. Si prefieres la carne, opta por el venado, el corzo o el cocido montañés. Y para terminar… un buen postre completamente típico: lo sobaos o la quesada pasiega. Se te hará la boca agua.

Asturias

Hablar de Asturias es hablar de su bebida más conocida: la sidra. De hecho, “ir de sidras” de bar en bar es una costumbre muy popular y gracias a la que podrás ver como se “escancia” (se vierte alzando la botella con mucho estilo) esta bebida de manzana. También son deliciosos los platos de cuchara, como la fabada, todo un clásico de la cocina asturiana y productos incomparables como el queso de Cabrales, el chorizo a la sidra…

Tanto el Camino del Norte como el Francés te harán llegar hasta el esperado destino final:

Galicia

La meta del Camino no podía ser menos en lo que a gastronomía se refiere. Prepara bien tu paladar porque Galicia es un destino idóneo para degustar marisco fresco: vieiras, mejillones, zamburiñas, nécoras… con un sabor único. Tampoco dejes de probar el pulpo (hay varias fiestas en la región dedicadas a este alimento), la ternera y la tarta de Santiago. Y como experiencia curiosa, puedes participar en el ritual de la bebida llamada queimada. En él, en un cuenco de barro, se quema aguardiente mientras se recita un conjuro para alejar a malos espíritus.

Como ves, en tu viaje a lo largo de todo el Camino de Santiago te llevarás un buen sabor de boca y lo único que te resultará difícil es elegir en qué restaurante comer, porque todos tienen un nivel muy alto. Además, en algunos locales de las poblaciones que forman parte del Camino también encontrarás un “menú del peregrino” (una especie de “menú del día) a buen precio. La mesa está servida, sólo faltas tú.





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil