Localización

Huesca


Hay historias y leyendas que fascinan a todo el mundo: ¿Quiénes eran los templarios y dónde vivían?, ¿qué era el Santo Grial?, ¿existieron alguna vez las brujas?... Te proponemos viajar a un sitio que te ayudará a responder a todas estas preguntas y a adentrarte en misterios increíbles. Se trata de Huesca, en Aragón, donde además hay unos paisajes impresionantes, porque está en la zona de los Pirineos. Aquí van tres rutas en las que la historia se hace real.



Ruta de los Templarios

El misterio siempre ha envuelto a la Orden del Temple. Estos famosos monjes-guerreros fueron perseguidos por órdenes del Papa y en el siglo XIII escogieron Aragón y las tierras del río Cinca como uno de los últimos lugares europeos donde sobrevivir. Saber cómo eran sus posesiones es la excusa perfecta para recorrer los pueblos y los monumentos de esta zona. Aunque la ruta que puedes realizar pasa por varias localidades como Fraga, hay una especialmente recomendable: Monzón. Precisamente allí podrás visitar un castillo en el que se educó, bajo la tutela de los templarios, el infante don Jaime, el futuro Jaime I el Conquistador. De hecho este castillo tiene numerosos pasadizos que utilizaban los templarios cuando sufrían un asedio. ¿Te imaginas cómo los recorrían con antorchas? Si escoges esta zona para pasar la noche, al despertar no puedes perderte un amanecer en el río Cinca, con la vista del Castillo de Monzón de fondo. Además, durante un fin de semana de mayo celebran un mercado medieval con un gran desfile templario. Es como volver al siglo XIII. Si te animas a acercarte a más pueblos, te proponemos Cofita (en su Iglesia de Santa María Magdalena hay grabados templarios y una cruz de malta), Belver de Cinca (donde se conservan las mazmorras en las que fueron encerrados los últimos templarios) o Chalamera (donde resistieron los últimos templarios que fueron atacados con catapultas con bolas de fuego). Ya que estás en Aragón, si lo deseas puedes acercarte desde Huesca hasta Teruel, donde también tuvo poder la Orden del Temple. De hecho, en la comarca del Maestrazgo (se encuentra a unos 250 kilómetros de Monzón) encontrarás el Torreón Templario, un centro de interpretación de cuatro plantas dedicado a ellos. También en esta zona han puesto en marcha el Menú Templario durante los fines de semana en varios restaurantes. Una manera original de comprobar qué comían los templarios en el siglo XIII. ¿Te apetece un lomo de ciervo marinado? ¿Y una copa de tres blancos (cuajada, requesón y nata) con higos y miel? (Más información en www.turismomaestrazgo.com)  

Ruta del Santo Grial

Empecemos por explicar qué es el Santo Grial: la copa utilizada por Cristo y sus discípulos en la Última Cena que a lo largo de los siglos se ha convertido en una reliquia y un verdadero objeto de culto que todos quieren alcanzar. Se conservan varios cálices en la actualidad de los que se dice que podrían ser el Santo Grial, aunque parece que el que se guarda en la Catedral de Valencia tiene muchas opciones de ser el real. ¿Pero por dónde pasó el Grial antes de llegar a Valencia? Exacto, lo has adivinado, por Huesca. Te proponemos realizar el recorrido mítico por los lugares de Huesca donde la tradición asegura que se guardó. Cuenta la historia que el Santo Grial llegó a manos de San Lorenzo y fue éste quien se lo entregó a una familia de Huesca antes de ser martirizado en la parrilla. A partir de aquí empieza el periplo del Santo Grial por Aragón hasta llegar en el 1076 a un monumento impresionante en plena montaña que no puedes perderte: el Monasterio de San Juan de la Peña. Parece que el Grial estuvo allí escondido hasta 1399 y fue donde los monjes lo adornaron con oro y piedras preciosas. Cuenta la leyenda que los monjes custodios que contemplaban el Cáliz vivían más de 100 años y es el lugar que pudo servir de inspiración para personajes como Lancelot, el rey Arturo y los caballeros de la tabla Redonda. Todo en este monumento parece desprender misterio (conserva una réplica del Santo Grial de Valencia) e incluso, a finales de junio, una Real Hermandad de Caballeros inviste a los nuevos miembros con capas azules. Además los paisajes que lo rodean son fabulosos. Para obtener unas buenas vistas merece la pena acercarse hasta el mirador del Balcón de los Pirineos. También puedes pasar por otros lugares de la zona como Jaca (su Catedral antigua guardó el Grial), la ciudad de Huesca (celebra el evento de “Lugares de San Lorenzo y del Santo Grial”, con conferencias y visitas guiadas) o Bailo (en septiembre organiza las Jornadas de recreación histórica del Santo Grial con un mercado medieval, magia, tiro con arco…).

Ruta de las brujas

Si nos centramos en el misterio, no podíamos olvidarnos de esta propuesta. La zona conocida como el Alto Gállego es famosa por todos los sucesos relacionados con la brujería que tuvieron lugar en los siglos XVI y XVII. Tal era el terror que se le tenía a las supuestas brujas en aquella época, que surgieron “conocedores de brujas” profesionales para identificarlas. Muchas mujeres fueron condenadas y tanto ellas como sus familias perdieron todos sus derechos. Hoy todo aquello queda lejano y toda la zona es un lugar acogedor con unos paisajes que te dejarán con la boca abierta. Por ejemplo en el Valle del Tena verás picos que ascienden hasta los 3.000 metros y pueblos llenos de encanto. Sin embargo, en tu viaje seguro que te encuentras con señales que recuerdan a aquella época. Pasarás por lugares como Orna de Gállego (con su Fuente de la Bruja), Acumuer (donde cuenta la leyenda que un barbero que era brujo convenció a tres montañeses para ir volando y visitar a las brujas de Tolosa), Biescas y Santa Elena (con lugares como la garganta del Diablo y el puente del Diablo o donde se dice que un joven pactó con el demonio para conseguir el amor de una mujer), Hoz de Jaca (con su Huerto de las Brujas o su cueva La Encantada) o el Bosque del Betato (lo encontrarás cerca de Piedrafita. Se dice que está poblado de duendes y relacionado con reuniones de brujas). Por todo el Pirineo abundan historias de brujas y, si te fijas bien, todavía podrás ver algún espantabrujas en las chimeneas de las casas o cruces protectoras en los dinteles. En tu paseo por los valles podrás encontrar plantas que han sido consideradas mágicas como el beleño o la belladona, cuyo fruto utilizaban las mujeres para dilatarse las pupilas y parecer más bellas. Una sugerencia. Si organizas tu viaje en junio podrás asistir a la Fiesta de Brujas de Sallent. Organizan cuentacuentos, gymkanas embrujadas, la senda del miedo, el mercado mágico...



¿Te ha resultado útil esta información?






X Cambiar a la versión móvil

X
Spain SevillaMadridMálagaCórdobaCoruña, ABarcelonaHuescaGranadaCádizCastellón-CastellóValencia-ValènciaLleidaCáceresMurciaRioja, LaAsturiasPontevedraAlicante-AlacantCantabriaBizkaiaLugoGipuzkoaBurgosJaénAlmeríaToledoTarragonaAraba-ÁlavaTeruelÁvilaHuelvaLeónCiudad RealGironaZaragozaZamoraBadajozSalamancaSegoviaNavarraCuencaValladolidPalenciaSoriaOurenseAlbaceteGuadalajaraCanariasBaleares
X
Baleares IbizaMallorcaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaTenerifeGran CanariaFuerteventuraGomeraEl Hierro