Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies





A los grandes chefs españoles los encontrará en el primer plano de la escena gastronómica mundial. Ellos han reinterpretado con éxito recetas tan tradicionales como la tortilla de patata o la paella. Sin embargo, la versión clásica de los platos españoles más conocidos también conseguirá sorprenderle. Láncese a descubrir la gastronomía típica de España: será un viaje increíble y delicioso.

Vaya donde vaya, en España disfrutará de calidad, variedad y mucho sabor a la hora de sentarse en la mesa. La excelencia de los ingredientes y la forma de cocinar han dado fama internacional a la gastronomía española. La nuestra es una dieta rica y equilibrada, con auténtica pasión por el gusto. Legumbres, carnes, pescados, embutidos, verduras… Descubrirá que en cada región de España se preparan de manera distinta y que los resultados son siempre suculentos. A los buenos gourmets seguro que les encanta la propuesta: recorrer España en busca de sus platos típicos.

La España Verde: de todo y en abundancia

En el norte de España, le ofrecerán lo mejor del mar y la montaña en raciones abundantes y estilos diferentes. En Galicia tiene que probar el marisco: cocido o a la plancha, es sencillamente magnífico. El pulpo “a feira” o la empanada son otras especialidades gallegas. Si le gustan los platos marineros, en Asturias pida una caldereta. En la cocina asturiana también hallará delicias como la fabada o el arroz con leche.

Cuando pase por Cantabria, incluya en su menú un contundente cocido montañés o calamares encebollados. Con la repostería acertará eligiendo una quesada o unos sobaos pasiegos. Visitando el País Vasco se dará cuenta de que la gastronomía está considerada casi como un arte. El bacalao al pil-pil, la merluza en salsa verde, el marmitako o los populares “pinchos” son algunos placeres culinarios que no debe perderse.

La costa mediterránea: el templo del arroz

El litoral español bañado por el mar Mediterráneo es un paraíso para los amantes de las hortalizas, las legumbres y del arroz. La sofisticada cocina de Cataluña le propone también fórmulas sencillas y sabrosas como el pan con tomate o la butifarra, mientras que entre sus imprescindibles hallará exquisiteces como la escalivada, el suquet o la crema catalana.

Para hablar de arroz, es fundamental conocer la Comunidad Valenciana. No en vano, es el lugar donde nació uno de los platos españoles más universales: la paella. El catálogo gastronómico basado en este cereal es amplio y variado, sin embargo no deje pasar la oportunidad de saborear otras especialidades de la zona como la fideua o el pato a la naranja. Acérquese después a Murcia y comprobará la reputación que poseen los productos de su huerta. Buenos ejemplos son las distintas ensaladas y tortillas que encontrará.

Andalucía, Baleares y Canarias: con carácter propio

Comer de tapas es algo muy habitual en Andalucía. Incluso parece que sus manjares más típicos están pensados para ser consumidos de esta manera informal: “pescaíto” frito, jamón, tortillitas de camarones… Sopas frías como el gazpacho o el salmorejo o guisos como el rabo de toro o los huevos a la flamenca también son platos clásicos de la zona.

En las islas tendrá la ocasión de conocer alimentos de corte más exótico. En las Canarias le hablarán del gofio (harina de cereales tostados), las papas, que se sirven con mojos (salsas de especias para acompañar carnes y pescados), o recetas que incluyen su famoso plátano. En las Islas Baleares, la sobrasada, el tumbet, la caldereta de langosta y la ensaimada son parte de los lujos que podrá llevarse al paladar.

Todavía le quedaría por descubrir los sabores de las regiones del interior de España. Son platos contundentes, elaborados principalmente a base de carne, embutidos, aves y legumbres. Es un viaje que le permitirá disfrutar, por ejemplo, de los callos y el cocido típicos de Madrid; del pisto y el morteruelo de Castilla-La Mancha; las migas y calderetas de Extremadura, o los asados de cochinillo y cordero en Castilla y León. Y un poco más al norte no deje de probar, entre otros manjares, el pollo al chilindrón en Aragón, las patatas a la riojana en La Rioja, o la trucha a la navarra en Navarra.

Si le ha gustado este reportaje y le apetece saber más acerca de la gastronomía española, a continuación le presentamos otros reportajes de interés:

- España, privilegio gastronómico - Las tapas, sabores de lujo para todos los paladares - Productos con Denominación de Origen: de lo bueno lo mejor - España Verde: todo un mundo de sabores





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil