Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies





España es el lugar ideal para pasar unas vacaciones con toda la familia. Acérquese a un destino cálido y acogedor, que ofrece a los más pequeños un trato exquisito y la mejor infraestructura pensada para su confort. Un sentimiento por la familia muy arraigado en nuestra forma de ser, y que hará que se sienta como en su propia casa desde el primer momento.

En las grandes urbes y en los pequeños núcleos rurales, la tradición española sitúa a los niños en lugar de preferente atención. Este trato excelente se extiende al resto de la familia, que encontrará unas atenciones únicas, tanto en el parque acuático, como en el museo, el hotel o el restaurante.

Ocio en las ciudades

Las ciudades españolas son, para todo el núcleo familiar, un oasis para el ocio y la diversión. Su amplia oferta lúdica permite sacar mayor partido a las vacaciones. Zoológicos como el de Córdoba, acuarios como el de Barcelona, o parques temáticos y de atracciones son una fuente inagotable de luz, diversión y color para pasar una jornada inolvidable.

En cuanto a los museos, hoy más que nunca, se abren a todo tipo de públicos y ofrecen un mundo destinado al entretenimiento. Talleres, pintura y zonas para tocar, conocer y experimentar, convierten a espacios como el Museo Guggenheim Bilbao, el Museo de las Artes y las Ciencias de Valencia, o el Museo Parque de las Ciencias de Granada, en lugares más dinámicos y divertidos donde se puede conocer la cultura de una manera amena.

Además, los parques ofrecen un entorno muy agradable y cuidado, donde los niños pueden explayarse al aire libre, jugar en los toboganes, montar en bicicleta e incluso remar en una barca, como en los Jardines del Buen Retiro de Madrid.

Y cuando los pequeños se cansen de caminar, también existen opciones originales para recorrer las ciudades, como las calesas, carros típicos tirados por caballos, que en Sevilla permiten conocer La Giralda y la Torre del Oro, de una forma muy divertida.

Diversión en las playas

Las posibilidades de disfrutar en las costas de España son casi ilimitadas. Las playas españolas, líderes en calidad por su limpieza, seguridad e infraestructuras, son uno de los destinos preferidos para las vacaciones. Nadar en aguas cálidas y tranquilas, bucear por fondos luminosos, vivos y transparentes, construir fosos y castillos de arena, o explorar el litoral a bordo de embarcaciones de recreo, son vivencias imborrables para toda la familia.

Aprender con la naturaleza

Y queda el interior. Un inmenso territorio, rosario de lagos y lagunas, cordilleras, sierras y montañas, ríos, valles y altiplanicies. El senderismo, el esquí, la navegación en tranquilos embalses naturales, la pesca, los paseos en bicicleta o a caballo son actividades al alcance de todas las edades, para la práctica en grupo y buena ocasión para divertirse con una aventura controlada.

Los parques naturales y nacionales como Doñana, Garajonay y Ordesa y Monte Perdido cuentan con aulas medioambientales, que facilitan el aprendizaje y conocimiento de las montañas, los humedales, y la flora y fauna de los diferentes ecosistemas. Lugares en los que disfrutar con el vuelo de las águilas o los saltos de sarrios intrépidos. Padres e hijos vivirán juntos una inolvidable experiencia

Tanto las ciudades como la costa y el interior ofrecen a los visitantes una fuente inagotable de entretenimiento, cultura y diversión. España constituye un marco ideal para pasar unas vacaciones únicas y disfrutar de un país lleno de sugerencias y aventuras para toda la familia.





Imprescindibles


X Cambiar a la versión móvil