La herencia cultural española, una de las más ricas y variadas del mundo, es el resultado de múltiples factores que han interactuado a lo largo de miles de años de historia. Ha influido la situación geográfica de la península Ibérica, a medio camino entre África y Europa, entre el Mediterráneo y el Atlántico, y han influido la multitud de pueblos que, desde el Paleolítico hasta nuestros días, han poblado sus tierras y soñado y creado en ellas.

De la época prehistórica datan las figuras pintadas en la cueva de Altamira (Cantabria), una verdadera capilla Sixtina del Cuaternario, los megalitos baleares o los restos de la cultura tartesia aparecidos en el valle del Guadalquivir. Luego, la conquista romana de Hispania nos legó nuestra lengua madre, el latín, que nos hermana con muchos pueblos europeos, así como ejemplos prodigiosos de arquitectura y urbanismo, como el acueducto de Segovia, el puente de Alcántara o los conjuntos urbanos de Itálica, Sagunto, Ampurias, Tarragona, o Mérida, habiendo merecido los conjuntos arqueológicos de estas dos últimas, la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

A partir del siglo VIII, y tras una etapa de decadencia, el arte de la arquitectura recupera altas cotas de belleza en el prerrománico de Asturias (San Miguel de Lillo, Santa María del Naranco son dos buenos ejemplos). Después vendrán las invasiones árabes, y con ellas siglos de luchas pero también de fructífero intercambio cultural. Fruto de este mestizaje son el arte mudéjar y el mozárabe, con numerosos ejemplos por todo el país. La zona de dominación árabe más extensa y profunda, esencialmente al sur de la Península, nos ha dejado maravillas como la mezquita y el palacio de Medina Azahara en Córdoba o la Alhambra de Granada. Más al norte, donde su dominación fue más efímera y superficial, rápidamente se retomaron los lazos con las tradiciones artísticas europeas, y así, el Camino de Santiago vio alzarse numerosas construcciones de románico primitivo como la catedral de Jaca, San Isidoro de León, la iglesia de San Martín de Frómista (Palencia) o la maravilla del pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela. El siglo XII produjo también la primera obra maestra de nuestra literatura, el Cantar de Mío Cid, poema épico que narra las batallas entre cristianos y musulmanes.

Durante los siglos XIII y XIV se desarrolló en España el estilo gótico que, aunque heredero de las tradiciones culturales europeas, presenta rasgos propios. Primero gótico cisterciense en los monasterios de Poblet (Tarragona) o Santa María la Real de las Huelgas (Burgos), gótico evolucionado luego en la catedral de León, gótico catalán en el siglo XIV o gótico flamenco de las catedrales de Sevilla, Burgos o Toledo. El siglo XV es testigo de dos hechos de gran repercusión en la historia cultural española: Cristóbal Colón descubre América y preludia el desarrollo de la lengua española por el mundo. Además, en ese mismo año de 1492 Nebrija publica la primera gramática de la lengua española, primer retrato preciso de nuestro idioma. Es el renacimiento y el paso del gótico al plateresco, con las universidades de Salamanca, Valladolid y Alcalá de Henares como foco mundial de cultura.

Pero serán los siglos XVI y XVII los llamados “Siglos de Oro” de nuestra cultura. El Greco pinta en Toledo sus obras maestras, y Velázquez en Madrid, y Murillo y Zurbarán en Sevilla. Son los tiempos de la Contrarreforma religiosa y de la arquitectura barroca pero también herreriana. Cervantes escribe su Quijote y se desarrolla el género picaresco. Lope de Vega, Calderón de la Barca y Tirso de Molina elevan el teatro a cotas de excelencia todavía no superadas, y Quevedo o Góngora hacen lo mismo con la poesía.

El siglo XVIII, el llamado “de las Luces”, supuso para España la llegada de una nueva dinastía, los Borbones, y con ellos una política ilustrada que supuso un fuerte impulso de las instituciones culturales: nacen las academias de la Lengua, Medicina, Derecho, Artes o la Biblioteca Nacional (Madrid), y se crean jardines botánicos y escuelas técnicas de todo tipo. Fruto del periodo son los edificios neoclásicos madrileños del Museo del Prado, la Puerta de Alcalá o el Palacio Real. A finales de siglo surge otra cumbre de nuestro arte: la pintura de Goya.

Y llega el siglo XIX con su movimiento romántico y sus poetas (Bécquer), ensayistas (Larra) o dramaturgos (Echegaray), pero también con el florecimiento de las culturas regionales catalana (movimiento de la Renaixença) o gallega. Y, llegado el siglo XX, se abre un periodo, hasta la guerra civil de 1936-39, de enorme densidad cultural a caballo entre las llamadas generaciones literarias del 98 y del 36. Desde finales del siglo anterior habíamos visto alzarse los asombrosos edificios barceloneses del arquitecto Antonio Gaudí (templo de la Sagrada Familia, parque Güell), y ahora nacen la pintura de Picasso (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid; museos Picasso de Barcelona y Málaga), Dalí (museos Dalí de Púbol, Figueres y Portlligat), Juan Gris (Museo Reina Sofía), Sorolla (Museo Sorolla, Madrid), Miró ( Fundación Miró, Barcelona ) o Zuloaga (Museo Zuloaga, Zumaia), el cine de Buñuel, la poesía de la llamada Generación del 27 ( García Lorca, Alberti, Salinas, Aleixandre, Dámaso Alonso, Cernuda, etc ), la música de Falla, Granados o Albéniz, la filosofía de Ortega y Gasset o los ensayos de Eugenio D’Ors.

En 1936 tiene lugar el desastre de nuestra guerra civil, y con ella muchos creadores son muertos (García Lorca) o forzados al exilio (Alberti, Chacel, Salinas, María Zambrano…), pero ni aun así se detiene la creación, dentro y fuera del país. Hacia los cuarenta nacen novelas críticas con la España de la época así la obra de Delibes, Cela, Laforet o Torrente Ballester, obras de teatro (Buero Vallejo, Alfonso Sastre) o poesía (Rosales, Panero, Blas de Otero). Pasan los años y aparece en pintura el movimiento abstracto representado especialmente en el Informalismo del Grupo El Paso integrado entre otros por: Saura, Tapies, Zobel, Sempere, Rivera, Canogar o Guinovart, (Museo Reina Sofía; Fundación Antoni Tàpies; Museo de Arte Abstracto Español, Cuenca) y el cine de Berlanga, Saura o Bardem.

En 1975 España recupera la democracia, y con ella se abren las puertas a todo tipo de movimientos culturales libres de ataduras estéticas o ideológicas. Y así llegamos al momento actual, rico y variado como pocos, con literatos como Miguel Delibes, Francisco Ayala, José Hierro o Ana María Matute, pintores como Antonio López, Luis Gordillo, Eduardo Arroyo o Miquel Barceló (hay cuadros suyos, entre otros museos, en el Reina Sofía; Instituto Valenciano de Arte Moderno, Valencia; o en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Sevilla), y escultores como Eduardo Chillida (Museo Chillida-Leku, Hernani), Jorge Oteiza (Museo Oteiza, Alzuza) o Agustín Ibarrola (museos de Bellas Artes de Bilbao y Vitoria).

La arquitectura vive un momento de gran esplendor con nombres, en el plano nacional, como Rafael Moneo (Museo de Arte Romano, Mérida; Kursaal, San Sebastián), Santiago Calatrava (Aeropuerto de Bilbao, Ciudad de las Artes y las Ciencias, Valencia) o Ricardo Bofill (Teatro Nacional de Cataluña), pero también con numerosos arquitectos extranjeros que han dejado su impronta en España, cuyo ejemplo más espectacular es el Museo Guggenheim Bilbao a cargo del norteamericano Franck Gehry.

En el ámbito musical destacan Alicia de Larrocha, Plácido Domingo, José Carreras, Montserrat Caballé o Teresa Berganza, y el ballet cuenta con Joaquín Cortés, Víctor Ullate, Trinidad Sevillano o Arantxa Argüelles. Además, se han desarrollado nuevas industrias culturales: la gastronomía española actual es una de las más avanzadas, con Cataluña y el País Vasco a la cabeza, la moda gallega se exporta a todo el mundo y el sector editorial, cuyos epicentros son Barcelona y Madrid, no deja de crecer.




¿Te ha resultado útil esta información?





X Cambiar a la versión móvil

X
Spain SevillaMadridMálagaCórdobaValencia-ValènciaCoruña, ABarcelonaHuescaGranadaCádizCáceresGipuzkoaAlicante-AlacantRioja, LaLleidaMurciaCastellón-CastellóPontevedraAsturiasCantabriaBizkaiaToledoLugoBurgosAraba-ÁlavaAlmeríaJaénTarragonaÁvilaLeónTeruelGironaCiudad RealSegoviaBadajozSalamancaHuelvaZaragozaNavarraCuencaValladolidZamoraPalenciaSoriaAlbaceteOurenseGuadalajaraCanariasBaleares
X
Baleares IbizaMallorcaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaFuerteventuraTenerifeGran CanariaGomeraEl Hierro