Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies



Madrid


El Museo del Prado, una visita imprescindible




Localización

Comunidad autónoma:
Madrid

Provincia/Isla:
Madrid

Madrid


Es el museo más visitado de España y una de las pinacotecas más importantes del mundo. Si le gusta el arte, es de los sitios que hay que conocer. Porque en el Museo del Prado de Madrid podrá contemplar las obras de los grandes maestros de la pintura. Cuando se encuentre ante ellas, se emocionará, disfrutará e incluso perderá la noción del tiempo. Un lujo al alcance de todos.

El Museo del Prado es, sin duda, la estrella del Paseo del Artede Madrid. Se sitúa en un lugar privilegiado, muy céntrico, rodeado de árboles y monumentos. Su enorme reconocimiento internacional se debe, principalmente, a la envidiable colección de pintura que posee. El gran valor de sus cuadros ha eclipsado, en cierto modo, los notables fondos de escultura, dibujos, estampas y artes decorativas con los que también cuenta. Por ejemplo, el Tesoro del Delfín, compuesto por más de 120 objetos de orfebrería de los siglos XVI y XVII, es una de las colecciones más espectaculares. Sin embargo, ante las numerosas obras maestras que se exponen en sus salas, no resulta extraño que el resto de las piezas pasen a un segundo plano.

Para empezar, el Museo del Prado tiene la colección de pintura española más amplia del mundo. Es un conjunto inigualable, que abarca desde el románico hasta el siglo XIX, con cuadros imprescindibles de artistas como El Greco, Murillo, Zurbarán, Ribera, Sorolla, Goya o Velázquez. Estas dos últimas figuras brillan con luz propia. La muestra sobre Goya, con más de 140 obras, es muy rica y permite estudiar su evolución: entre otras composiciones memorables podrá ver La familia de Carlos IV, El quitasol, las “Majas”, La carga de los Mamelucos o las famosas pinturas negras. En cuanto a Velázquez, en el Prado existen cerca de cincuenta piezas suyas, entre las que se incluyen casi la totalidad de sus telas más importantes, como Las Meninas, La rendición de Breda, Las hilanderas o Los borrachos.

Los grandes de siempre

Caminando por el museo, también le saldrán al paso las obras fundamentales de los grandes maestros europeos. Podrá ver desde lo mejor de las escuelas italiana y flamenca, hasta ejemplos representativos de las escuelas alemana o francesa. La lista de títulos y nombres es verdaderamente excepcional: El Jardín de las Delicias de El Bosco, La Anunciación de Fra Angélico, Las tres gracias de Rubens, El Lavatorio de Tintoretto, Artemisa de Rembrandt, La Sagrada Familia de Rafael, el Autorretrato de Durero, El emperador Carlos V de Tiziano, El Descendimiento de Van der Weyden…

Dependiendo de sus preferencias y del tiempo que disponga, le recomendamos que planifique bien la visita para no perderse nada. Y es que después de contemplar tantos buenos cuadros le parecerá increíble, pero ¿sabía que el Museo del Prado sólo exhibe la séptima parte de sus fondos? Desde su inauguración en 1819, la institución ha crecido constantemente, sin embargo la mayor ampliación de su historia se produjo en 2007. El nuevo edificio, diseñado por el prestigioso arquitecto Rafael Moneo, suele acoger las exposiciones temporales. El arte no es lo único que le llamará la atención en su interior, su original sistema de iluminación natural o el claustro restaurado de la iglesia de los Jerónimos son un atractivo en sí mismos.

Un último aviso: para disfrutar del Museo del Prado es fundamental no tener prisa. Y aún así, se quedará con ganas de repetir. Más información: Museo Nacional del Prado




Imprescindibles


X Cambiar a la versión móvil