Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Al este de España se extiende una zona de cumbres elevadas atravesadas por profundos barrancos, senderos que se pierden entre pinares y que transcurren junto a ríos de aguas transparentes, caminos que desembocan en pueblos donde reina el sosiego. Es el Maestrazgo, un territorio donde conviven naturaleza, cultura y tradiciones. Un lugar fascinante que vale la pena conocer.

Al sur de Aragón, entre Teruel y el interior de Castellón se encuentra el Maestrazgo, una tierra dominada por la naturaleza más abrupta y salvaje, donde el tiempo transcurre con calma. Tal vez por eso, el silencio vive desde hace siglos en estas montañas. Un silencio que va a ser tu compañero de viaje a lo largo de un recorrido con un paisaje siempre cambiante.

Durante el trayecto te esperan desde profundos desfiladeros hasta bosques de arces y pinares, fósiles y huellas de dinosaurios, valles bañados por ríos en cuyas aguas abundan las truchas, hoces profundas en las que viven especies como el buitre leonado o la cabra montés, y paredes verticales de formas imposibles como sucede con los Órganos de Montoro. Son parajes imponentes, llenos de contrastes, que ofrecen muchas posibilidades para los amantes de la naturaleza y la aventura. Escenarios idóneos en los que practicar deportes como la escalada, la espeleología, el piragüismo, la caza, la pesca, el cicloturismo, los paseos a caballo, el parapente o el senderismo, ya que esta zona está atravesada por numerosas sendas de pequeño recorrido, así como por la ruta de gran recorrido GR-8. Conviene saber que en esta zona existen muchas empresas que organizan actividades al aire libre.

Disfrutar en familia

No olvides la cámara de fotos, y disponte a disfrutar de excursiones, ideales para pasar en familia, por lugares como los pinares de Fortanete, el nacimiento del río Pitarque, la Rambla de las Truchas, las Hoces y riberas del río Guadalope, los puertos de Beceite, el hayedo de la Tinença de Benifassà, el Parque Geológico de Aliaga, el entorno del Monasterio del Olivar, las Grutas de Cristal de Molinos, la Mola de Ares del Maestre… Las opciones son amplias. Por ello te proponemos que acudas a cualquier oficina de turismo donde te asesorarán.

A esta riqueza ecológica se suma el impresionante patrimonio cultural que encierran los pintorescos pueblos de aires medievales del Maestrazgo, como lo demuestra el conjunto monumental de Morella, las calles de Mirambel, Cantavieja y la Iglesuela del Cid, o las pinturas rupestres de Tírig, entre otros. Castillos, iglesias góticas y barrocas, ermitas, masías fortificadas, palacios, casonas, plazas y puentes configuran unas localidades con una personalidad propia, muy definida, donde habitaron órdenes caballerescas como los templarios. Todo esto y mucho más es el Maestrazgo.





Imprescindibles