Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
Cataluña

Provincia/Isla:
Girona

Girona


Conozca la obra de Salvador Dalí, uno de los grandes genios del siglo XX, en la tierra donde nació y que fue fuente de inspiración en muchas de sus creaciones: la Costa Brava. Venga a esta zona de Cataluña, al noreste de España, y recorra los lugares en los que vivió y pintó este maestro del surrealismo. Espacios insólitos donde disfrutar y comprender el universo irrepetible de Dalí.

El viaje se sitúa en la provincia de Girona, al norte de Cataluña. Su extenso tramo de costa cautivó a artistas de la talla de Picasso, Klein o Marc Chagall, pero fue sin duda Salvador Dalí quien dio a este rincón mediterráneo fama internacional. Sus paisajes de pinares, pueblos marineros, pequeñas calas entre acantilados y el mar transparente y bravo, determinaron parte de su obra. En cuanto vea sus pueblos y parajes va a comprobar que el recuerdo de Dalí, que fue el gran embajador mundial de la Costa Brava, se mantiene hoy vivo.

El recorrido puede comenzar en Figueres, localidad en la que nació y murió el genio, y donde se encuentra el Teatro-Museo Dalí, el gran legado del maestro, de visita obligada, con sus torres coronadas con forma de huevo, y la inmensa cúpula bajo la que reposan los restos del pintor. Se trata del mayor objeto surrealista del mundo, y su interior reúne más de 1.500 obras, piezas que son auténticos emblemas dalinianos como El espectro del Sex-appeal, Galatea de las esferas o Port Alguer. Este gigantesco recinto fue diseñado por Dalí hasta el mínimo detalle, y resume la trayectoria del artista. Le atrapará su atmósfera única donde, además de cuadros, se exponen joyas de oro y piedras preciosas, montajes ópticos, fotografías, esculturas u hologramas nunca antes imaginados.

La próxima parada se sitúa a sólo 36 kilómetros, en Cadaqués, uno de los pueblos más pintorescos de la Costa Brava. Es en este entorno donde se halla la Casa-Museo Salvador Dalí, en el paraje de Portlligat. Esta estructura de casitas blancas de pescadores fue el principal refugio del artista, su taller y residencia habitual, y en ella pintó la mayoría de sus grandes obras. Adéntrese en este laberinto de pasillos estrechos, recorridos sin salida, habitaciones decoradas con objetos y recuerdos del genio y ventanas que dan a la bahía de Portlligat. Este escenario típicamente mediterráneo enamoró a Dalí por su luz y su paisaje. No olvide reservar con antelación el día y la hora de la visita, ya que el acceso al recinto es en grupos reducidos: es una excelente manera de conocer la faceta más privada e íntima de Dalí.

Y, de nuevo en el interior de Girona, aguarda la Casa-Museo Castillo Gala-Dalí, en Púbol, con su jardín de elefantes surrealistas, la piscina rodeada por bustos del compositor Richard Wagner y la cripta donde fue enterrada Gala, la musa del genio. Una atmósfera de misterio y romanticismo envuelve este castillo medieval, totalmente restaurado por Dalí. Descubra las pinturas y dibujos que el artista regaló a Gala, sus patios y fuentes, y entre en las habitaciones diseñadas por el propio pintor: son estancias insospechadas, donde predomina la decoración antigua y barroca, y que reflejan a la perfección el esfuerzo creativo de este personaje universal.

Así es el mundo de Dalí: personal, surrealista, inigualable. Una visita que no le dejará indiferente y que no puede perderse. Es, en definitiva, otra forma de acercarse a la Costa Brava, una tierra de sol y cultura, con lugares tan espectaculares como las ruinas de Empúries. Ya lo sabe: Dalí le espera… en España.





Imprescindibles


X Cambiar a la versión móvil