Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Cascadas: cuando el agua se transforma en espectáculo



El singular relieve de España, sus montañas y sus numerosos ríos le ofrecen la oportunidad de asistir a un espectáculo natural de enorme belleza en lugares insospechados: las cascadas. ¿Quiere descubrirlas? Le presentamos algunos de los saltos de agua más sorprendentes que podrá encontrar en España.

El Pozo de los Humos, en la provincia de Salamanca, forma parte del parque natural de las Arribes del Duero. Se accede desde el pueblo de Pereña, por un camino que cuenta con indicadores hasta el paraje denominado Mirador del Pozo de los Humos. La bajada hasta la propia cascada puede resultar peligrosa ya que las rocas siempre están mojadas y resbaladizas.

La Cimbarra forma parte de la cuenca del río Guarrizas y se sitúa dentro del parque natural de Despeñaperros, en la provincia de Jaén. Se accede desde el pueblo de Aldeaquemada, por un camino transitable en coche a lo largo de aproximadamente 2 kilómetros. A pocos metros se encuentra el mirador de la cascada, desde donde se obtiene la mejor panorámica de este impresionante salto de agua.

El Salto del Nervión, en la frontera de Álava y Burgos, pertenece al espacio natural de la sierra de Orduña. Para verlo de cerca hay que recorrer una pista de tierra de 3,5 kilómetros que, partiendo del puerto de Orduña, conduce directamente hasta el mirador del Nervión, construido frente a este espectacular salto de agua en el que el caudal precipitado al vacío parece desintegrarse en vapor ascendente antes de alcanzar el suelo.

En el Pirineo de Huesca, dentro del espacio natural del valle de Benasque y a pocos metros de la carretera que sube al Hospital de Benasque, se halla Aigüespases. Se aconseja visitarla en primavera o principios del verano, épocas de máximo caudal debido al deshielo de las zonas altas.

También en Huesca y dentro del parque nacional de Ordesa se encuentra la cascada denominada Cola de Caballo, a la cual se accede por la carretera que une el pueblo de Torla con la Pradera de Ordesa, y después por el camino que se dirige al refugio de Góriz. Queda a unos siete kilómetros de la Pradera y son necesarias tres horas para llegar, a pie, hasta la base de esta espectacular cascada en la que el agua se precipita por las rocas formando un amplio abanico.

Linarejos está en la provincia de Jaén, dentro del parque natural de las sierras de Cazorla, Segura y las Villas y se trata de una de las cascadas más singulares de toda Andalucía. Situada cerca del poblado de Vadillo-Castril y con acceso desde la pista que sube a la Nava de san Pedro. Dicho acceso, por la margen rocosa del angosto cañón de la Cerrada del Utrero, conduce hasta la cascada en poco más de media hora. Conviene ir a verla en época de lluvias (finales de primavera o principios del invierno), ya que en verano no suele llevar agua.

En el valle de Arán (Lleida), al final de la carretera de acceso a l´Artida de Lin desde Es Bordes, sorprende el rugido de las aguas de la cascada de Uelhs deth Joeu, en la que el caudal se desparrama en una interminable sucesión de pequeños saltos de agua para sortear las rocas. La ruta está bien señalizada a lo largo de sus de nueve kilómetros de recorrido.

Los Chorros del río Mundo forman parte de la sierra de Alcaraz, en la provincia castellano-manchega de Albacete. Se accede desde la localidad de Riópar, con dirección a la Casa de la Noguera, donde, junto al área recreativa, parte el camino que lleva hasta el anfiteatro rocoso por el que se precipitan las aguas que forman los célebres Chorros.

La provincia de Cuenca, y más concretamente su agreste Serranía, esconde el nacimiento del río Cuervo. Tiene fácil acceso desde el área recreativa instalado en sus inmediaciones. Sólo doce kilómetros la separan del pintoresco pueblo de Tragacete. Esta cascada resulta espectacular, no tanto por su caudal de agua como por las formas que se originan al fragmentarse a modo de cortina mientras resbala por los musgos de las rocas.

El macizo oriental de la sierra de Gredos, en la provincia de Ávila, cuenta con la impresionante cascada de la Garganta de Iruelas, dentro de la reserva natural del mismo nombre. Se origina en el cauce que discurre por el fondo del valle, a su vez afluente del río Alberche. Tiene fácil acceso desde la propia carretera que une el núcleo de turismo rural de las Cruceras con el puerto de Casillas.





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil