Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Campos rústicos: el golf más ecologista



¿Le apetece probar algo nuevo jugando al golf? Descubra los campos rústicos de España. Son una alternativa que se adapta a los elementos naturales del entorno, actuando mínimamente sobre el terreno. Este carácter ecológico es sólo una parte de su atractivo.

Más natural, casi imposible. El trazado está diseñado por la propia naturaleza. Los greens no son verdes, son de arena. En el rough hay matorrales y la hierba sólo se riega con el agua de la lluvia. Los campos de golf rústico son una respuesta deportiva con una filosofía clara: la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. Aquí, el recorrido se encaja en el terreno, respetando y aprovechando los elementos del propio paisaje. Todos los árboles y la vegetación autóctona se mantienen, las irregularidades de la superficie son las de los prados, los caminos son senderos agrícolas... Si se anima a jugar en ellos, disfrutará de una experiencia muy distinta a lo acostumbrado.

En la actualidad, existen 17 campos rústicos federados en España. Gran parte se sitúan en regiones del interior como Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid; no obstante, en otras zonas como Huelva y Barcelona también hay algunos. Aunque hallará recorridos de 18 hoyos, la mayoría son de 9 hoyos. Sin embargo, suelen tener un mayor número de tees de salida, factor que aumenta el interés del trazado. Las tarifas son otro atractivo a añadir, ya que los precios de los campos rústicos son realmente asequibles.

Un campo distinto con cada estación

La práctica del golf en este tipo de recorridos resulta exigente, porque obligan al jugador a adaptar la técnica y la estrategia a la época del año. Comprobará que, debido a sus particulares características, las condiciones del campo cambian mucho con cada estación: en verano, por ejemplo, el suelo se endurece, haciendo que la bola ruede más o bote más alto. Por este motivo, por la destreza y habilidad que requieren en ocasiones, los clubes rústicos son especialmente adecuados para aprender o iniciarse en el deporte.

Además, la serenidad y la calma le acompañarán durante el juego. Al estar totalmente integrados en un entorno rural, descubrirá a su alrededor un paisaje sosegado, salpicado solamente por las instalaciones de la Casa Club o por alguna vivienda de las tranquilas poblaciones cercanas. Después del golf tampoco le van a faltar opciones, ya que con frecuencia los campos están situados en zonas próximas a destinos turísticos.

Por ejemplo, a ocho kilómetros de Ávila encontrará el Casino Abulense Club de Campo; a menos de 20 kilómetros de Cuenca está el Club de Golf La Vereda, y a 36 kilómetros de Segovia, el Club de Golf El Espinar. Las tres son ciudades con conjuntos monumentales declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. También a poca distancia de la capital de España, Madrid, hallará dos campos rústicos: el Club de Golf de Pozuelo y el Quijorna Golf. Otro sitio especialmente interesante es el Club de Golf Corta Atalaya, ubicado junto a las Minas de Riotinto de Huelva, famosas por su curioso paisaje multicolor.

Póngase en marcha: prepare los palos y láncese a descubrir experiencias nuevas. Los campos de golf rústicos de España son una grata sorpresa.





Imprescindibles

X Cambiar a la versión móvil