VIENTO Y OLAS EN CADIZFORNIA

Al sur del sur, se encuentra un rincón de playas infinitas, azotada por el viento perfecto, que mira hacia África. Hablamos de la punta más al sur de Europa, el punto en el que la tierra da paso al Estrecho de Gibraltar. Bien posicionada como el paraíso del kitesurf, el destino gaditano de Tarifa es el líder mundial de este deporte de moda. El viento que nos saca de quicio Llaman a Tarifa «la capital del viento» y con razón. Aquí predominan dos vientos: el fuerte y cálido levante, que sopla día y noche y otro más frío llamado poniente, que es más fuerte por las tardes y perfecto para el kitesurf. Cada año cientos de ávidos aficionados llegan a estas playas infinitas en su busca, para aprender o mejorar su aptitud en este deporte de altos niveles de adrenalina. Antes de que existiera el kitesurf, el windsurf el que impulsó la economía de la zona durante unos veinte años y situó a Tarifa en el mapa de viaje de todos. Ahora, como el clima es suave prácticamente todo el año, la temperatura media es de 17 grados, aunque la del agua no supere los 22, y las condiciones son excelentes para hacer volar cometas casi todos los días, Tarifa también acoge a muchos residentes profesionales permanentes, entre otros, a Gisela Pulido, la joven, nueve veces campeona de kitesurf de Barcelona, que también tiene su propia escuela y tienda aquí. Playas todo el año De todas las playas que componen este encantador lugar de casas blancas y calles empedradas con un estilo morisco y que se prolonga más de 20 km de costa navegable, la de Valdevaqueros, a unos doce quilómetros del centro histórico, es la más famosa para los kitesurfers con vientos de hasta 35 a 40 nudos. En invierno tanto como en verano, la gente va allí a practicar kitesurf y repostar después en uno de los chiringuitos. La playa de Los Lances también, más próxima a la ciudad y observando al inmenso Atlántico es otra de las playas más espectaculares por su tamaño (10 km de largo) aunque durante la estación alta en verano está prohibido coger olas porque está reservada solo para bañistas. Es el lugar perfecto para hacer surf con el viento de poniente. De hecho, el pasado verano acogió al Pro Kite Tour Tarifa 2014, la novena competición del circuito mundial Pro Kite Tour que batió el récord Guinness mundial con 352 participantes. El centro turístico costero Playa Chica, la zona de La Jaima a Dos Mares, Hurricane y Torre de la Peña son otros lugares donde las cometas se multiplican en función del viento que sople y el nivel de los surferos. También cabe mencionar la preciosa y un poco más alejada playa de Bolonia. Considerada una de las últimas playas vírgenes de Europa, además de sus dunas de arena, se encuentra el conjunto arqueológico de las ruinas de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia, que ha llegado a nuestros días en excelente estado de conservación, que se puede comprobar visitando el museo en cualquier momento. Más allá del kitesurf Antes de que el viento se convirtiera en un valor añadido de una ciudad ahora habitada por 15.000 personas, pero que durante mucho tiempo estuvo lejos de todo y de todos, Tarifa fue algo muy distinto. Desde luego había personas que la elegían como destino de verano aceptando que el viento podría estropear sus planes de playa. Pero una vez que el windsurf y después el kitesurf se pusieron de moda, todo cambió para siempre. Desde entonces cientos de jóvenes de todas las nacionalidades empezaron a llegar, al principio poco a poco, luego más rápidamente, con frecuencia en furgonetas cargadas con tablas y llevando camisetas llamativas de colores chillones y gafas de sol, que ahora son el uniforme oficial de todo kitesurfer que se precie. Entre los pioneros en apostar por esta nueva forma de vida se encuentra Nacho Yuste, un «fanático del viento» nacido en Valencia que presume del título del campeón de kitesurf de España y que llegó a Tarifa para establecer su propia escuela hace 14 años. Kiteobssesion es tanto el lugar para apuntarse a un curso de principiantes como para comprar equipamiento con el asesoramiento de un equipo de expertos. Sus cursos básicos de dos días, con seis horas de clase, cuestan 120 € y partiendo de ahí se pueden realizar otros en función de las circunstancias de cada uno, entre otros, la posibilidad de recibir clases privadas, siempre con la garantía de que si el cliente no queda satisfecho con la experiencia le devuelven el dinero. Actualmente hay unas 50 escuelas en Tarifa y la cifra aumenta cada año. Muchas de ellas se encuentran unas junto a otras a lo largo de la calle Batalla del Salado, como Surf Center, ambas ofrecen todo el equipo que los kitesurfers pueden necesitar, así como una amplia gama de atractivas prendas de surf para brillar en la playa tanto durante como après kite. ALICIA ARRANZ JUAN SERRANO COBERLLA Para obtener más información consulte la revista española  




¿Te ha resultado útil esta información?





¿Qué hacer en España? reserva aquí tu actividad


Ver todas las actividades


X Cambiar a la versión móvil

X
Spain SevillaMadridMálagaCórdobaCoruña, AValencia-ValènciaHuescaGranadaBarcelonaCádizCáceresCastellón-CastellóAlicante-AlacantMurciaRioja, LaLleidaAsturiasCantabriaPontevedraGipuzkoaBizkaiaLugoToledoBurgosAlmeríaAraba-ÁlavaJaénÁvilaLeónTarragonaTeruelBadajozGironaHuelvaSalamancaSegoviaCiudad RealZaragozaNavarraCuencaValladolidZamoraPalenciaSoriaOurenseAlbaceteGuadalajaraCanariasBaleares
X
Baleares IbizaMallorcaMenorcaFormentera
X
Canarias LanzarotePalma, LaTenerifeFuerteventuraGran CanariaGomeraEl Hierro