Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies



Esta ruta, que puede realizarse en un fin de semana, tiene como centro neurálgico la ciudad de Zaragoza. De allí parten las tres excursiones tras la pista del artista aragonés. En Zaragoza pasó Francisco de Goya su etapa de formación como pintor, y también realizó varios encargos de los que quedan constancia.
En primer lugar, trabajó para la Basílica del Pilar, donde decoró la bóveda del Coreto con el fresco Adoración del nombre de Dios (1772) y la cúpula y pechinas Regyna Martirum (1780-1781) de la nave norte de la iglesia. Después visitaremos la iglesia de San Fernando, para cuyo altar pintó tres lienzos. En el Palacio Episcopal se guarda un retrato de 1800 del Arzobispo Joaquín Company.
La huella del pintor aragonés en la capital aragonesa se completa con la visita al Museo de Zaragoza, que alberga una colección permanente de su obra, y al Museo Ibercaja ‘Camón Aznar’ (MICAZ), que cuenta con una sala dedicada a su obra gráfica.
La primera de las excursiones en busca de los pasos de Goya nos lleva por la autovía A-23, hasta la localidad de Muel (a 27 kilómetros). En la ermita de Nuestra Señora de la Fuente podemos admirar el ciclo de frescos Padres de la Iglesia que realizó para las pechinas de su cúpula.
Estamos en tierras de viñedos, en la comarca de Cariñena. Desde Muel nos dirigiremos hacia Villanueva de Huerva (16 kilómetros) y continuaremos en dirección a Fuendetodos, a la que llegamos unos 6 kilómetros después.
Fuendetodos rinde homenaje a su hijo más ilustre con la Casa Natal de Goya y con el Museo del Grabado de Goya, que expone una selección de la obra gráfica del artista de forma permanente: series de grabados de Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Disparates.
A continuación, recorreremos los 40 kilómetros que nos separan de La Almunia de Doña Godina. Allí tomaremos la Autovía A-2 en dirección a Calatayud, situada a 25 kilómetros. En la iglesia de San Juan el Real, un joven Goya (contaba con 20 años de edad) pintó las cuatro pechinas de la cúpula.
De vuelta a Zaragoza, la segunda excursión se dirige por la ribera del Ebro hacia Alagón (25 kilómetros), y de allí a Remolinos (9 kilómetros) y Pedrola (11 kilómetros). En el convento de San Antonio de los Jesuitas de Alagón, Goya pintó, en 1771, un fresco para la cúpula de la escalera principal. En Remolinos, se encargó de las cuatro pechinas de la cúpula de su iglesia parroquial. Y en Pedrola, el Palacio de los Duques de Villahermosa alberga varios cuadros del pintor.
El tercer y último desplazamiento tiene dos objetivos. El primero es la Cartuja de Aula Dei, situada a 11 kilómetros de Zaragoza, junto a la vega del río Gállego. Allí, Goya realizó, en 1774, las once pinturas murales de su iglesia, de las que se conservan siete.
Finalmente, accederemos a la Autovía A-23 para llegar a la ciudad de Huesca (a 72 kilómetros). Su Museo Provincial alberga diversas estampas y grabados de Goya, entre las que destacan la serie de litografías Toros en Burdeos.

X Cambiar a la versión móvil