Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies






Localización

Comunidad autónoma:
Melilla

Melilla

Melilla, el sabor del Mediterráneo occidental y oriental

La Antigua Rusadir de los fenicios, emporio comercial que presume de ser español antes de que Navarra se incorporase a la Corona de Castilla –siglo y medio antes de que el Rosellón fuese francés y casi tres siglos antes de que existiesen los Estados Unidos de América- es una ciudad cosmopolita. La urbe fue conquistada por los Reyes Católicos después de la toma de Granada para establecer al otro lado del Estrecho unas bases que sirviesen de avanzados centinelas contra las posibles invasiones procedentes de las costas norteafricanas.

En Melilla conviven españoles, árabes, judíos e hindúes y se celebran tanto las festividades cristianas (Epifanía, Semana Santa, el Pilar, Navidad) como las musulmanes (Ramadán, Fiesta del Sacrificio, nacimiento del Profeta Mahoma), las judías (el Purim, el Pesaj, el Shavuot, el Rosh Hazaña, el Yon Kipur, el Sukot) o las hindúes (Lala-Loi, Uttran Holy – fiesta de los colores que tiene lugar el 15 de Abril- Rama Nomi, Raksa Bandam, Yanam Mastimi, nacimiento de Gandhy y Deepwali).

Leer más

Variedad de cocinas La presencia de diversas culturas lleva aparejada la existencia de cocinas variadas que se manifiestan diariamente y que alcanzan su máximo esplendor en la celebración de las fiestas de cada una de ellas.
Hispanos y mediterráneos son: el caldero de pescado, que lleva rape, gallineta, rubio y gambas, cocidos con un majado de ajos, ñoras y perejil y una salda de pimientos y tomate; la cazuela de rape a la Rusadir, que evoca tiempos pasados; el pastel de pescador elaborado con varios pescados entre los que nunca faltan el rape, la aguja, gambas y cigalas, que se pican finamente, se cuecen al baño María,se moldean en forma de pastel con miga de pan, oloroso jerezano, pimienta molida, nata y huevos y se adornan finalmente con mahonesa y unas gambas o cigalas enteras; o el choco con garbanzos, ligero cocido pesquero.
La cocina bereber nos ofrece los pinchos morunos de cordero, saborizados con azafrán, comino, pimiento, pimentón, perejil y cilantro; el sabrosísimo y típico cus-cus, que mezcla la carne de cordero troceada con hortalizas y especias; los fideos al corinto, interesante plato elaborado con pollo, cebollas, aceite, especias morunas, canela, perejil, ajo, pasas de corinto, ciruelas secas, azúcar, almendras y canela.
Las samosas hindúes son pequeñas y deliciosas empanadillas, crujientes, de forma triangular, que están rellenas de una pasta hecha con patatas, guisantes, cebolla, cilantro fresco y seco, comino y zumo de limón.
El pescado cocho (¿degradación de cosher?) de origen hebreo, es un plato sabrosísimo elaborado con pescados de carnes recias (mero, rape, corvina) que se cortan en dados, se sazonan con sal, pimentón, ajos y cilantro y se cuecen, junto con pimientos y tomates, en un poco de caldo de aceite, hasta que se consume el líquido. También es hebrea la llamada tortilla de colores, en la que se alterna el amarillo del huevo con el verde de los guisantes, el rojo de la zanahoria y el blanco del puré de patata.

Convivencia de culturas Con galletas hebreas, pimientos y zanahorias marroquíes, especies hindúes y lengua de ternera se prepara un exquisito guiso, llamado de las “Cuatro Comunidades”, que además de ser muy gustoso es un emblema de la convivencia de estas culturas.
Hay un Pastel de naranjas, elaborado con naranjas, con cuya pulpa y unos clavos se hace una mermelada que se usa para rellenar las cáscaras vacías hasta un tercio de su volumen. Estas se completan hasta el borde con natillas y se adornan con merengue, hecho con claras batidas y azúcar, y almendras molidas espolvoreadas por encima. Se deja enfriar en el frigorífico y se añade un poco de canela molida en el momento de servir.
En el restaurante Los Salazones, el viajero podrá degustar el sabor de la cocina de Melilla. Los Salazones, con una amplia carta de pescados y mariscos, ha sido calificado de económico por la guía CAMPSA.

Cerrar




X Cambiar a la versión móvil