Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies




Las costas de las Rías Altas ofrecen un perfil de acantilados agrestes, salpicados de arenales, calas y playas. Villas marineras se alternan con otras de fuerte sabor medieval.

Las Rías Altas, aunque tienen el agua más fría que las Bajas, poseen playas muy bellas. Por una carretera, medio escondida en la montaña, se llega a Cedeira, que es importante puerto pesquero así como lugar de veraneo. Apenas a doce kilómetros (solo siete por el antiguo «camino dos romeiros»), San Andrés de Teixido lugar a donde todo gallego tenía que peregrinar al menos una vez en la vida, si no quería estar de ánima en pena (un antiguo dicho sostenía que «a San Andrés va de muerto quien no fue de vivo»). Fue la más importante peregrinación de Galicia hasta que surgió la de Santiago. Todavía pueden verse, a ambos lados del camino, amilladoiros (túmulos) hechos con piedras arrojadas por los romeros, piedras que el día del Juicio Final "hablarán" para decir quién cumplió la promesa de ir a San Andrés. Por allí crece la planta namoradoira, la cual dicen sirve para remediar problemas de amores.
Aquí, en la Sierra da Capelada, está O Cabo do Mundo, el acantilado más alto de la Europa Atlántica. Luego vienen los espacios naturales de la playa de Ortigueira y el cabo de Estaca de Bares donde se juntan Atlántico y Cantábrico.



Destinos turísticos


Imprescindibles