Este sitio Web utiliza cookies para asegurar la mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies



Catedral de Ciudad Rodrigo. Salamanca

Localización

Comunidad autónoma:
Castilla y León

Provincia/Isla:
Salamanca

Salamanca

Ciudad Rodrigo, declarada Conjunto Histórico-Artístico, es una insigne plaza fortificada situada al oeste de la provincia de Salamanca. Sus muros encierran un rico patrimonio de edificios civiles y religiosos, encabezados por su Catedral y su Castillo.

Leer más

El actual emplazamiento de Ciudad Rodrigo, un cerro rocoso a orillas del río Águeda, estuvo poblado ya desde el Neolítico. Hacia el siglo VI a. C., los vetones, tribu de origen celta, fundaron la ciudad de Miróbriga y se establecieron allí. Cuatro siglos después, los romanos conquistarían la ciudad, que pasó a llamarse Augustóbriga, en honor del emperador Octavio César Augusto. Testigos de aquella época son las Tres Columnas, enigmático monumento que aún permanece en pie a la entrada de la urbe. Tras ser objeto de disputas entre árabes y cristianos durante siglos, esta plaza fuerte fue repoblada en el año 1100 por el conde Rodrigo González Girón, quien le dio su nombre definitivo. El rey de León Fernando II terminó la repoblación de la zona y acometió ambiciosos proyectos, entre ellos la fortificación de la ciudad y la restauración del antiguo puente romano. Al mismo tiempo, bajo su reinado volvió a ser sede episcopal y comenzaron las obras de la Catedral. Las principales edificaciones de su casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico, datan de entre los siglos XV y XVI, época en que la ciudad vivió una gran periodo de esplendor. La ciudad amurallada La fisonomía de la urbe queda definitivamente marcada por la imponente muralla medieval que la rodea. Fue erigida en el siglo XII durante el reinado de Fernando II, si bien sufrió posteriores remodelaciones en el siglo XVIII. El recinto amurallado posee más de dos kilómetros de perímetro y siete puertas, siendo las más antiguas la del Sol y la de Santiago. A través de la Puerta de la Colada se accede al promontorio sobre el que se alza el Castillo de Enrique II, construido por orden del monarca en 1372. La fortaleza se halla presidida por la torre del homenaje, de planta cuadrada. En la actualidad, alberga el Parador de Turismo de la localidad. En la Plaza Mayor se levantan algunos edificios señoriales, como la Casa del Primer Marqués de Cerralbo, o Casa de los Cueto (s. XVI), y el Ayuntamiento. Éste se erigió a mediados del siglo XVI en estilo renacentista y posee añadidos de principios del siglo XX. Su fachada principal cuenta con dos torrecillas blasonadas y una galería con columnas de capitel plateresco. El auge experimentado por la ciudad durante el Renacimiento hace que surjan a cada paso un sinfín de palacetes y casas nobiliarias. Uno de los más destacados es el Palacio de los Castro, de hermosa portada plateresca entre columnas salomónicas coronadas por figuras de leones. Merece especial atención el Palacio de los Águila (ss. XVI-XVII), sobria mansión que exhibe los escudos de armas de sus antiguos propietarios. El recorrido puede continuar visitando, entre otros, el Palacio de la Marquesa de Cartago, neogótico de los siglos XIX-XX, el de Moctezuma, actual Casa de la Cultura, la Casa de los Vázquez, donde se ubica la sede de Correos, y el Palacio del Conde de Alba de Yeltes. Arquitectura religiosa La Catedral es el edificio religioso más importante de Ciudad Rodrigo. Su construcción se inició hacia el año 1165 y no finalizaría hasta 1550, lo que evidencia una mezcla de estilos artísticos. En su fachada, destaca la puerta de las Cadenas, con un friso en el que aparecen varios relieves escultóricos. El interior del templo se divide en tres naves cubiertas con bóvedas de crucería. La Capilla Mayor, en el ábside de la nave central, aparece cubierta por una bóveda estrellada, obra de Rodrigo Gil de Hontañón. Otro elemento que reclama la atención es la sillería del coro, en la que aparecen algunas escenas profanas talladas por Rodrigo Alemán en 1498. Por su parte, el Museo Diocesano exhibe una colección de arte sacro. Cerca de la Catedral se encuentra la Capilla del Marqués de Cerralbo, soberbio templo de estilo herreriano y rematado por una gran cúpula con cimborrio. La iglesia conserva en su interior bellísimos retablos realizados en madera de nogal. Dentro del casco urbano mirobrigense aparecen otras iglesias de bella factura, como las de San Agustín (s. XVI), San Pedro (s. XII) o la Capilla de las Franciscanas Descalzas (s. XVII). En las afueras de la ciudad, saliendo en dirección al embalse del Águeda, se localiza el Monasterio de la Caridad, del siglo XVI. Alrededores, fiestas y gastronomía Ciudad Rodrigo se enclava en una comarca llena de atractivos turísticos. La ciudad se encuentra a los pies de la Sierra de Gata, a la que se accede siguiendo el cauce del río Águeda hasta llegar a pueblos como El Bodón, El Payo o Fuenteguinaldo. En este entorno se pueden visitar los poblados prerromanos de Irueña y Lerilla, ambos declarados Monumento Histórico-Artístico. Al sureste de la provincia, en la comarca de la Sierra de Francia, tenemos otras visitas imprescindibles, como La Alberca, población declarada Monumento Histórico Nacional, y Miranda del Castañar, Conjunto Histórico-Artístico; y entre los parajes naturales, la Peña de Francia y el Valle de las Batuecas. El farinato (embutido elaborado con miga de pan, grasa de cerdo, pimentón y especias) es la especialidad más típica de la gastronomía mirobrigense, mejor si es acompañada de huevos fritos. Otros platos dignos de mención en la zona son la chanfaina (a base de arroz y cerdo), el hornazo (un tipo de empanada) y los asados, en especial el de cochinillo. En repostería, hay que probar el bollo maimón (pastel con azúcar, huevos y levadura) y el repelao (dulce de sabor similar al mazapán que se elabora en toda la comarca). En cuanto a las fiestas, una de las más esperadas del año por los habitantes de Ciudad Rodrigo es el Carnaval del Toro. Tal y como su propio nombre indica, esta celebración tiene un marcado carácter taurino. La Plaza Mayor se convierte, por unos días, en escenario de capeas, novilladas y otros festejos.

Cerrar




Imprescindibles



Mapa/Localización


X Cambiar a la versión móvil